ARIA – Capitulo 2

Sin acababa de entrar en Aria por primera vez, y su primera impresión fue la enorme sorpresa al presenciar la realidad virtual. Sentía sus piernas como si fuesen reales, el suelo estaba duro y podía oler como si se tratase del mundo real.

Avanzó varios pasos y se dio cuenta de una cosa. No había elegido su apariencia ni nada parecido. Esto era debido a que la cápsula había cogido su apariencia real y había traspasado su figura al cuerpo de su raza, por lo que era exactamente igual que antes pero con medio metro más de altura.

Rubén tenía el pelo negro y un poco corto. Medía alrededor de 1.80, por lo que ahora mediría unos 2.30. Tenía el cuerpo esbelto pero musculoso. Aunque pasaba la mayor parte del día en su casa jugando a videojuegos, iba todos los días al gimnasio.

Esto era un hábito que había cogido debido a que hasta los 17 años había practicado Taekwondo, y había llegado hasta cinturón negro con 2º Dan, pero por culpa de un esguince en una competición tuvo que dejarlo.

A partir de ese momento empezó a ir al gimnasio con el objetivo de recuperarse poco a poco, pero desgraciadamente los médicos dijeron que la lesión era irreparable. Aun sabiendo esto, Rubén siguió yendo al gimnasio todos los días, y ya se había vuelto un hábito.

Además de un buen cuerpo, Rubén también era bastante guapo. Tenía los ojos marrones claros, casi verdes, y tenía la nariz y la boca bien formadas. También se dio cuenta de que el juego había copiado sus complementos también. Rubén tenía un pendiente en la oreja izquierda, y aunque no estuviese en su sitio, el agujero seguía ahí; y no podía olvidar su tatuaje. Tenía un enorme tatuaje de un dragón encadenado que iba desde su muñeca hasta terminar en el hombro, situado en su brazo derecho.

Rubén era una persona que adoraba esta clase de complementos, y pretendía probar si dentro del juego podría hacerse más de estos, pero la idea se fue al ver que todavía conservaba los anteriores.

Sin pensó que debería mirar su inventario y estadísticas primero, por lo que dijo en voz alta y clara “Ventana de personaje”

Enfrente de Sin surgió una ventana azul semitransparente en la que se mostraban todas sus estadísticas. Se había memorizado todos los comandos básicos antes de jugar porque pensó que sería útil saber estas cosas para aprender más rápidamente.

Nombre: Sin

Clase: Asesino (Básica) – Aún no definida

Profesión: Aún no definida

Estadísticas:

  • Fuerza: 10 +0’5
  • Inteligencia: 10 +0’5
  • Destreza: 10
  • Vitalidad: 10
  • Armadura: 10
  • Resistencia: 10
  • Desviación: 10
  • Aguante: 10
  • Sabiduría: 10

Afinidad elemental: Aún no definida

Título: Sin título

Sin se quedó un momento mirando las estadísticas. Al parecer, y por lo que él creía, todas las estadísticas iniciales contaban con 10 puntos. Su Fuerza e Inteligencia tenían 10’5 puntos debido a su habilidad racial de +5% en esas dos estadísticas. Aunque a bajos niveles podía ser inútil, esa mejora podría ser muy valiosa en un futuro.

Comprobó su inventario y vio que llevaba puesta una ropa llamada Ropajes del Mendigo. Según su descripción era ropa inútil sin nada especial usada por mendigos, lo cual no gustó demasiado a Sin.

También se fijó en que en su cinturón llevaba una pequeña espada rota y desgastada. El filo estaba oxidado y extrañamente podría ser usada para atacar, pero era mejor que ir sin arma, ya que aumenta en 3~4 puntos el daño total.

Sin miró a su alrededor y vio un pequeño poblado a unos 500 metros de distancia, por lo que caminó hasta él. Tardó alrededor de 3 minutos en llegar, y encontró varios animales por el camino, pero como parecían inofensivos no les atacó.

Al entrar al poblado un guardia se acercó a él con la cara sonriente y le preguntó “¿Eres un viajero? Hace tiempo que no venía nadie a visitar la aldea, pero esta mañana han aparecido sin previo aviso varios cientos de personas. ¿Se trata de algún evento o posiblemente una migración en masa?”

“No señor, no sé de otras personas, pero yo estoy aquí en busca de aventuras y con el objetivo de hacerme más fuerte” Dijo Sin con una voz que intentaba sobrevalorarse a sí mismo.

“Bueno, eso está bien. Déjeme darle la bienvenida a Villa Eucariel. Somos un pequeño pueblo sin mucho movimiento ni fuerza de combate, pero nos complace tener gran cantidad de visitantes. Por favor, disfrute”

Sin estaba sorprendido por la IA del soldado. En los demás videojuegos, al hablar con un NPC se otorgaban varias acciones, y dependiendo de la acción elegida el NPC diría una cosa u otra, pero en este caso había hablado con Sin como si se tratase de un humano de carne y hueso. Solo esto fue suficiente para sorprenderle gratamente.

Dentro del pueblo encontró a gran cantidad de jugadores, y como había predicho, muchos de ellos eran guerreros, ya que se diferenciaban por llevar una ligera armadura de cuero y una rodela de madera desgastada. En cuanto a su arma parecía ser la misma que la que llevaba Sin, solo que un poco más pequeña.

En cuanto a las magos, entre la multitud pudo ver a un total de 4 de ellos entre los cientos de jugadores que habían. Llevaban una túnica verde lima y un palo de madera que parecía ser un bastón.

Contando a los asesinos, además de él parecían haber sobre unos 20 o 30. Pensó que ahí estaba la bipartición entre jugadores veteranos y novatos.

Al terminar de revisar el pueblo y memorizar las pocas localizaciones importantes, como la herrería, el ayuntamiento y la iglesia, fue directo a los campos de entrenamiento que según el herrero había en la puerta oeste.

Era hora de aventurarse en el mundo que había estado esperando durante todo un año. Finalmente, este era su momento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s