Desafiando a los cielos – Capitulo 7

“¡ALTO!” Se escuchó en la sala.

Dentro del círculo mágico comenzó a salir una niebla negra. Aratiel y el duque casi se salieron de sus órbitas.

En el centro del círculo acababa de aparecer un niño de edad parecida a la de Eris. Se trataba de un chico de pelo negro puro, con los ojos de color rojo y una mirada furiosa y penetrante; pero lo más extraño de él era, sin lugar a dudas, su brazo derecho.

Tenía una especie de piel morada oscura con varias grietas por las que un líquido violeta recorría todo el brazo hasta terminar en los nudillos de sus dedos. En cuanto a estos, estaban recubiertos por algo parecido a unas garras. La palma de su mano tenía lo que parecía ser un cristal rojo en forma de gema en ella, donde también se reunían gran cantidad de grietas.

‘¿Qué demonios está pasando?’ Se preguntó Aratiel sin poder decir siquiera una palabra, pero lo que estaba por venir era aún más increíble.

El niño alzó su mano y comenzó a reunir energía en la gema. De repente, sobre esta comenzó a formarse una bola de color negro. Era una esfera perfectamente redonda y equilibrada, pero daba la impresión de estar a punto de estallar.

“¡¡¡AL SUELO!!!” Gritó Aratiel gritando como un loco, por lo que tanto los magos como el duque le hicieron caso.

“Sol Negro” Dijo el niño relajadamente.

Ese niño era Aran, sin embargo, el que controlaba el cuerpo no era otro que Cedric. No había formado su cuerpo por completo porque eso había gastado su energía en la anterior pelea con Einar, pero aún podía conjurar varios hechizos con el brazo del chico.

La esfera implosionó repentinamente y redujo su tamaño varios cientos de veces en una milésima de segundo. Tras ello, una poderosa onda de poder se sintió cuando esta se expandió de nuevo y terminó explotando.

La habitación había sido borrada. Sol Negro era una técnica de enorme poder que incineraba cualquier cosa en un rango de 500 metros a la redonda, pero debido a la situación, Cedric había decidido reducir considerablemente su poder destructivo.

Aún con esto, la habitación en la que se encontraban había desaparecido, junto con parte del palacio.

“Creo haber dicho alto” Dijo finalmente el chico.

Su pelo se había vuelto rubio y los ojos marrones. Parecía ser que el chico había usado una demonificación, un contrato con un demonio de alto rango para obtener su cuerpo y poderes durante un momento.

Aratiel estaba perplejo ante la escena, pero aun así fue el primero en hablar.

“¿Quién eres? ¿Cómo sabías de este lugar y lo que se estaba llevando a cabo?” Su voz estaba ronca.

“Soy Aran. Supongo que no ha sido una buena presentación. Digamos que estoy aquí para detener que el Deva sea sellado en el cuerpo de Eris” Dijo con una voz clara y solemne, dando a entender que no cedería en su palabra.

“Veo que estás informado sobre lo que hacíamos, pero entiéndelo chico, esto es un tema de gran importancia. ¡En caso de que sepas lo que es realmente el Deva, deberías saber que es necesario sellarlo en alguien!”

Aran sonrió durante un momento y tras ello soltó una sonora carcajada que sorprendió aún más a los presentes.

“¿Tan poco saben de magia los magos reales que habéis decidido encerrar al Deva en el cuerpo de Eris para sellarlo? En serio, estuve buscando la razón para ello durante años y era una estupidez tan simple…”

Aran les hablaba como si fuesen una especie de idiotas. Aratiel tenía la boca abierta y los ojos podrían estallarle en cualquier momento; el duque Larion estaba sin palabras y había puesto una expresión bastante graciosa; en cuanto a los magos, estaban furiosos por haber sido insultados tan descaradamente.

“Para sellar a un demonio lo único necesario es un alma blanca o un recipiente que pueda absorber dicho demonio. En el caso del alma blanca, en caso de que consiguieseis matar a un ángel y atrapar su alma con alguna herramienta sería fácil y el sello se volvería irrompible. Sin embargo, la forma que habéis utilizado es la del recipiente, pero debo deciros que eso no es un sello, es una absorción. Cuando el cuerpo del recipiente muera el demonio aparecerá de nuevo, y el recipiente debe ser alguien con espacio en su alma suficiente o que tenga algo en ella que pueda mantenerlo encerrado”

Eris se encontraba en el suelo desmayada. Por suerte el Deva aún no había entrado en su cuerpo. En caso de que llegase a entrar en él, su alma sufriría cambios y sería buscada de nuevo por los Argos, al igual que en su vida anterior.

“Bien, ya que no puedo permitiros utilizar a Eris para ello, permitidme ofrecerme a cambio de ella. Será fácil”

Aran sonrió arqueando sus labios en una mueca.

“Cedric, aparece”

Cedric apareció junto a Aran. Su forma era muy distinta de la última vez. Ahora mismo se podría decir que fuese una sombra. Era una nube negra con dos ojos rojos en el centro de su cabeza, en la cual seguían sus cuernos.

“Vaya, humano. No sabía que supieses invocarme. Esto podría haber sido mucho más fácil si lo hubieses hecho desde el principio”

“Bueno, lo hecho, hecho está. Ahí tienes a por lo que venías, absorbe el Deva y terminemos de una vez”

“Jajajajajajaja” Se rio Cedric “Si sabías a lo que venía desde el principio también podrías haber avisado. Estás bien enterado, chaval”

Cedric se posicionó sobre el sello mágico y abrió su boca, la cual estaba completamente vacía, y empezó a absorber una niebla negra. Cuando terminó, soltó otra carcajada y volvió al cuerpo de Aran.

En cuanto a los presentes, Aratiel no sabía qué decir. Había levantado inconscientemente el brazo como señalando lo que los demás tampoco creían pero era cierto.

El conde Larion no tardó en caer de rodillas sudando y con un mueca temblorosa en su cara, mientras que los magos tenían expresiones vacías y en blanco, sin saber qué hacer ahora.

Un chico desconocido que se hacía llamar Aran había irrumpido en una habitación donde se llevaba a cabo un ritual, había desintegrado la habitación y había invocado a un demonio para que se comiese a otro demonio que intentaban sellar. Quien lo hubiese escuchado, lo hubiese tachado de loco.

 

Anuncios

3 comentarios en “Desafiando a los cielos – Capitulo 7

  1. Pingback: Arco 1 – Arco de la resurrecion | SpanishTraslation

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s