El laberinto de la libertad – Capitulo 6

En aquel momento, cuando Lujus perdió la paciencia por la resistencia que oponía la mujer, este clavo de un golpe certero su espada en el vientre de la mujer, fue con tanta fuerza el impacto de la puñalada que la espada atravesó su cuerpo y la sangre salió disparada desde atrás llegando muy lejos desde donde sucedía el acto, la mujer quedo estupefacta al acercar la mirada lentamente hacia abajo y mirar la espada incrustada en su vientre llena de sangre, la sostuvo con sus manos para intentar sacarla de su vientre, pero apenas lograba mover la espada un milímetro, era imposible removerla espada de su cuerpo, ya que la estocada que le propino lujus fue tan certera que quedo totalmente adherida en su vientre. Toda la mina se quedó en silencio al ver la sangre y la escena que estaba sucediendo frente a ellos, algunos de los esclavos que estaban alrededor de Lujus y la mujer tenían la mirada puesta en el suelo e incluso algunos soltaban algunas lágrimas y se tomaban la cabeza, era como si supieran que algo andaba muy mal al ver a la mujer siendo asesinada de esa forma, Elian seguía sorprendido y con ganas de darles una paliza a los tres guardias que estaban haciendo esa barbaridad, en ese momento Elian estaba dispuesto a dar un paso para terminar con esta crueldad, pero justo vio el brazo de Ardan, aquel brazo estaba temblando demasiado, no falto mucho para que todo su cuerpo empezara a temblar de una forma conmocionada, Elian no podía creer lo que veía, era la primera vez que veía temblar a Ardan de esa manera, miro sus ojos los cuales estaban realmente abiertos cuando de repente Ardan habla con una voz al igual que su cuerpo temblorosa.

–E-Elian… esa mujer… tiene una vida dentro de ella –dijo Ardan conmocionado.

–¡Que! –dijo Elian sin poder creer las palabras de Ardan.

–¡Acabo de sentir una leve presencia de determinación desde su vientre!… pero… cada vez esa presencia va disminuyendo rápidamente…. –dijo Ardan aún conmocionado.

La mujer dejo de utilizar fuerza inútilmente para poder sacar la espada de su cuerpo y puso sus manos abiertas alrededor de la espada y su vientre, sus lágrimas empezaron a salir de apoco de sus ojos mezclándose con la sangre que había salpicado en su cara de pronto la mujer dijo en voz baja –Hi-hi hijo…. –. Lujus oyó la palabra que dijo la mujer y no se contuvo en decirle la “cruda realidad”.

–¡Ah! ¿Hijo dices?. No te preocupes mujer, tú y ese bastardo pequeño irán a otro mundo muy pronto, lejos dela presencia de los puros al fin –dijo Lujus sin bacilar.

La mujer de apoco fue perdiendo la respiración, su cara se puso pálida, iba cerrando sus ojos lentamente mientras decía la palabra “hijo”, hasta que por ultimo perdió el equilibrio y Lujus arranco su espada del vientre de la mujer y esta cayó al suelo muerta.

–Lleven a esta mujer a “ese lugar” y limpien esto…. Que me dan ganas de vomitar con solo verla –dijo Lujus ordenándoselos a Cody y Pérez mientras caminaba hacia la salida de la mina.

Una voz se escuchó desde atrás diciendo –No quiero mas esta realidad… –. Lujus se volteó para mirar quien había dicho tal cosa, cuando súbitamente Ardan dio un paso velozmente para acercarse a Lujus y darle un puñetazo certero lleno de determinación den la cara enviando lejos hasta chocar contra la pared de la mina –¡Levántate desgraciado… terminemos esto ahora! – dijo Ardan invadido por la cólera.

Todos quedaron congelados en ese momento en la mina, cody y Perez no podían creer lo que estaba sucediendo, menos Elian y Jairo que se encontraban impresionados por el ataque de Ardan.

–¡¡Ardan no lo hagas!! –dijo Elian desesperadamente.

Pero durante este lapso Ardan no escuchaba ningún ruido de los gritos ni de Elian ni de nadie más, lo único que quería Ardan era darle una paliza a Lujus Cody y Perez de una vez por todas.

Lujus se levantó mal herido de entre las rocas que dejo su colisión contra la pared, miro con un poco de temor en sus ojos a Ardan, y le grito cuando se puso de pie

–¡¡Imbécil, que crees que haces!! –dijo Lujus mientras caía de nuevo al piso por el dolor.

– ¡¡Voy a acabar con este presente de una vez por todas!! – dijo Ardan mientras corria directamente hacia Lujus.

–¡¡Ardan, no!! –grito Elian corriendo para intentar detener el ataque.

En ese instante, Lujus saca un aparato extraño de su abrigo largo el cual era la principal vestimenta de los guardias de la torre, y presiona un botón. Aquel boto envío una descarga eléctrica al collar de eslavo que tenían puesto Ardan al igual que todos los rebeldes de la torre, este cayó al suelo retorciéndose y gritando de dolor por la descarg, Lujus con una sonrisa maliciosa en su rostro, seguía presionando el botón y enviándole descargas eléctricas a Ardan hasta que este queda inconsciente por el dolor.

–¡¡Ardan!! –grito Elian corriendo a ver como se encontraba su amigo.

–Oye mocoso… ya sabes de que somos capaces los gua-guardias si se oponen a nosotros… asique dile a tu amigo mal nacido… que no tendré compasión a la próxima vez que se rebele… si lo hace… este lugar se cubrirá de sangre… ¡me oyes! –dijo Lujus entre varios suspiros.

Elian miro a Lujus mientras tomaba a Ardan del suelo muy exasperado al oír sus palabras, él sabía que iban en serio los guardias de la torre al haber presenciado este acontecimiento, pero el tambein pasaba por su mente terminar con esta realidad para siempre y buscar su libertad, para Elian y Ardan y todos los esclavos de la torre estaban a punto de estallar sus mentes revolucionarias.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s