Ascension – Capítulo 1

La Batalla Final

Ren y el hombre de armadura negra cruzaron espadas y un fuerte sonido metálico resonó.

Tras apartarse, la sola fuerza de los dos golpes fue suficiente para sacudir toda el área alrededor de ellos, creando infinidad de grietas en el suelo.

El hombre con armadura negra alzó su espada, un enorme mandoble de alrededor de dos metros de largo y medio de ancho.

El cielo se llenó de nubes en un momento e incontables relámpagos negros cayeron sobre el arma.

Giró sobre sí mismo y dio un golpe horizontal a gran velocidad contra el aire.

Desde el mismo golpe se originó un haz negro, que salió disparado hacia Ren.

Ren apartó a un lado su propia espada y levantó el brazo, agarrando el haz negro con la mano.

Con un suave movimiento, giró el brazo y lanzó el haz negro en otra dirección.

Después de ser redirigido, el haz negro chocó contra una montaña cercana, cortándola limpiamente por la mitad.

“No tengo tiempo para juegos. Si has venido a matarme, con técnicas tan mediocres no conseguirás ni siquiera herirme.”

Ren tenía un tono arrogante en sus palabras.

En cuanto al hombre de la armadura negra, éste no movió ni un músculo.

Quedó callado y de pie sobre la enorme pradera que se extendía kilómetros a la redonda.

Tras unos segundos de silencio, el hombre dio un simple paso hacia delante.

Justo entonces, el hombre despareció de la vista de Ren y apareció en su espalda, utilizando su espadón para atacar.

Sin sorprenderse por tal velocidad, Ren alzó su espada y detuvo el golpe del hombre de la armadura negra.

“Te he dicho que con este nivel, no conseguirás ni siquiera herirme.”

Ren era un Señor Supremo, un hombre que había superado los límites del cultivo humano y se había alzado a los cielos como un dios.

En el mundo, era altamente improbable que alguien fuese más fuerte que él.

Sin embargo, quien se encontraba luchando contra él no era ni más ni menos que la criatura más poderosa que nunca ha existido.

Su nombre era conocido como el Emperador del Caos.

Su objetivo era simplemente el de destruirlo todo a su paso.

Viajaba a un plano espacial, asesinaba a cualquier vida que existiese en él y tras ello destruía el núcleo del plano para que este desapareciese.

La razón por la que Ren luchaba contra tal monstruo era debido a que éste había destruido su plano.

Ren era originario del plano de Estaria, sin embargo, éste había desaparecido hacía ya más de 400 años.

El motivo: el Emperador del Caos.

Desde ese momento, Ren había estado todo ese tiempo entrenando y volviéndose más fuerte.

Con el único y simple objetivo que matar al Emperador.

“Humano, me sorprendes. Eres digno que use el Caos para matarte. Considérate afortunado.”

El Emperador clavó su espadón en la tierra con fuerza.

Después de unos cortos segundos, miles de luces violetas comenzaron a flotar hacia la espada, formando una espiral.

Ren puso en alto su espada, y una corona negra apareció sobre su cabeza.

Lentamente, una capa de brillo negro envolvió por completo la silueta de Ren.

Los dos cuerpos, tanto de Ren como del Emperador, aparecieron a una velocidad casi instantánea uno delante del otro, cruzando espadas de nuevo.

Esta vez, toda la pradera que les rodeaba explotó en llamas negras, calcinándose por completo.

La simple onda de choque fue suficiente para borrar y volver en un yermo todo lo que había en varios miles de kilómetros alrededor de los dos.

Pero no fue ahí cuando se acabó todo.

Las dos siluetas, con la misma velocidad que anteriormente, comenzaron una lucha de espadas en un punto muerto.

En ese momento, Ren hizo aparecer otra espada exactamente igual a la que anteriormente utilizaba.

Ahora con una en cada mano, las espadas de Ren hicieron que el combate se inclinase ligeramente a su favor.

“Llevo esperando 400 años solo para poder matarte. Mira atentamente, Emperador, hoy es el día de tu muerte, y también el de mi venganza.”

Ren cruzó las espadas, envolviéndolas en una luz negra que parecía consumir el mismo aire a su alrededor.

Se lanzó directo hacia el Emperador, con una fuerza decenas de veces más poderosa que la anterior.

En el momento de la colisión, el Emperador fue incapaz de soportar la infinita fuerza de Ren, resultando en que su espadón quedase partido en pedazos.

El Emperador fue lanzado cientos de kilómetros en línea recta a gran velocidad.

Cuando finalmente aterrizó en el suelo, una enorme X de color rojo brillante adornaba el pecho de su armadura.

Miró hacia arriba y vio a Ren, suspendido en el aire, con una intensa mirada asesina.

“Ja… ¡Jajaja…! ¡¡¡JAJAJAJAJAJAJA!!!”

Una risa resonó sobre el enorme yermo dejado atrás por la pelea.

“¡Excelente! ¡Fantástico! ¡Eres la primera persona que consigue herirme en más de 7.000 años!”

Después de otros 3 o 4 segundos de risa, el Emperador se quedó callado y miró en dirección a Ren de nuevo.

“Por desgracia debo terminar ya con la diversión.”

Un espadón exactamente igual al que Ren había destruido momentos antes apareció en la mano derecha del Emperador.

“Muere.”

Ni siquiera una milésima de segunda había pasado, pero el espadón del Emperador se encontraba clavado en el pecho de Ren.

Éste, tras observar lo que había clavado en su pecho, vomitó una gran cantidad de sangre.

Ren cayó del cielo a gran velocidad, chocando contra el suelo a peso muerto.

No… no puede ser… soy incapaz de moverme. ¡Debo ponerme de pie! ¡Debo matarle! ¡LEVÁNTATE, JODER!

“Es una desgracia, de verdad. Me estaba divirtiendo mucho. Este es tu fin, humano.”

El Emperador agarró su espadón de su nuevo, aún clavado en el pecho de Ren, y lo alzó mirando hacia el cielo.

“Juicio Divino.”

Del cielo cayó una enorme columna de energía negra, justo donde se encontraba Ren.

El cielo se volvió negro por un momento y resplandeció con un poder que podría destruir el mismo universo.

Tras ello, lo único que quedaba en el espadón del Emperador era simple polvo.

Se giró y voló hacia el cielo, sin darse la vuelta.

La zona donde había caído el rayo de energía, sin embargo, había penetrado por la misma capa del plano y lo había atravesado como si de papel se tratase, dejando un agujero que la traspasa de cara a cara.

2 comentarios en “Ascension – Capítulo 1

  1. Pingback: Ascension – Capítulos – SpanishTraslation

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s