Reaper – Capítulo 3

La casa Alister

Me giré a mirar a los otros dos que habían venido con el hombre de la cimitarra.

Se encontraban tirados en el suelo, degollados.

“¿De verdad es él?”

“Sí, es Alant.”

Cuando Lars dijo mi nombre de nuevo recordé lo que me había dicho antes.

“Oye, ¿cómo sabéis quién soy? ¿Y quiénes sois vosotros? Si conociese a gente como vosotros os recordaría.”

La chica sonrió e intercambió miradas con Lars; tras eso, se cruzó de brazos.

“Mi nombre es Lars Alister. Ella se llama Iryan Alister, es mi hermana menor.”

“Está bien, ¿pero eso qué tiene que ver conmigo? ¿Cómo sabéis quién soy?”

“Alant, ¿sabes cómo te apellidas?”

Me quedé pensando unos segundos y luego respondí.

“No. Soy huérfano, y no conocí a mis padres.”

“Bien, entonces permíteme decirte que te llamas Alant Alister.”

“Espera un momento… ¿estáis diciendo que somos familia?”

“Resumiendo, sí. Somos familia.”

“Oye, siento decepcionarte, pero eso es imposible. En el orfanato me dijeron que mis padres eran un pescador y su mujer, ama de casa.”

“Y no se equivocaban. Durante cuatro años enteros el pobre Hubert tuvo que hacerse pasar por pescador para esconderte.”

“¿Esconderme de qué?”

“Todavía es pronto para eso. Responderemos a tu interrogatorio cuando lleguemos, pero no ahora.”

Lars silbó y de repente, como salidos de la nada, tres caballos negros aparecieron de detrás de una de las casas.

“Monta.”

“No sé montar a caballo.”

“Pues ya aprenderás por el camino, pero monta.”

Cuando fui a subir al caballo descubrí que no era tan fácil como parece cuando lo hace alguien experimentado.

Lo intenté tres veces, y fracasé en todas ellas.

“Lars, dile que se monte de una vez. Tengo ganas de llegar, y la espalda me está matando.”

Me giré asustado.

El que acababa de hablar el caballo.

“Ah… ¡¡Aaahhhh!! ¡Acaba de hablar! ¡Este caballo ha habado!”

“No soy un caballo, soy un nabayn. ¿Es que nunca has visto a uno como yo?”

“¡Jajajaja! Gert, déjalo en paz. No te rías de él.”

Después de eso, Lars me ayudó a montar y nos pusimos en camino de algún sitio.

Era la primera vez que salía del pueblo.

Después de una hora de camino, Iryan se acercó a mí con el caballo.

“¿Recuerdas mi nombre?”

“Iryan, ¿cierto?”

“¡Bien! Pero llámame Iry.”

Iry era bastante guapa.

Delgada y alta, con el pelo negro y largo. Tenía poco pecho, pero lo equilibraba con su cuerpo bien formado.

“¿De verdad somos familia?”

Lars se giró a mirarme cuando dije eso.

“¿Se lo digo?”

“Bueno, debería saberlo.”

Iry se volvió hacia mí y me miró con una expresión extraña.

“Alant, sé que esto te resultará raro… verás, mi padre, Lars y yo te llevamos buscando 13 años.”

“¿Pero por qué me buscabais?”

“Porque eres nuestro hermano.”

Si mi cabeza era un caos antes, ahora acababa de explotar.

“¿Q-qué has dicho?”

“Lo has escuchado bien. Lars tiene 21 años, yo tengo 18, y tú 17. Eres nuestro hermano pequeño.”

“P-pero eso es…”

“Nuestra familia es la casa Alister, antigua familia gobernante del imperio Astrid.”

Lars, que había estado callado un buen rato, por fin habló con nosotros.

“¿Conoces la historia de la Guerra de la Corona Blanca?”

“Sí. Cuando Cevis Taryon, antiguo gobernante del imperio Astrid murió sin descendientes, las tres casa más poderosas lucharon por el poder durante 4 años seguidos, hasta que la casa Aegis se hizo con el poder.”

“Cierto.”

“Entonces lo de que la casa Alister era la familia gobernante no es cierta…”

“Eso no es cierto. Déjame que te explique; la casa Taryon se divide en tres ramas: los Valen, los Edric y los Taryon. La familia principal de la casa Alister son los Taryon, por lo que Cevis se apellidaba Taryon.”

“¿Entonces nosotros no seríamos Taryon también?”

“Estrictamente hablando sí, pero los apellidos de las ramas se perdieron hace años. Ahora todos somos Alister.”

“¿Pero Cevis fue el último de nuestra casa no? ¿Entonces cómo es que siguen habiendo Alister?”

“Porque fingimos estar muertos. Se levantaba una rebelión, y hubiese sido complicado sobrevivir.”

Iry miró a Lars y luego volvió a hablar conmigo.

“Alant, debes saber que ahora mismo la casa Alister se encuentra oculta. Los únicos que conocen de nuestra existencia son los Oscuros y la casa Aegis, nuestros aliados.”

“Iry y yo también tuvimos que irnos con algunos de los guardaespaldas de papá. Yo me fui con Arren, Iry se fue Kley y tú te fuiste con Hubert. El problema es que Hubert y Nara, su esposa, murieron por una enfermedad apenas dos meses antes de que la cosas se solucionasen. Nosotros volvimos con la familia, pero tú quedaste en paradero desconocido.”

“¿A qué te refieres con ‘antes de que las cosas se solucionasen’”?

“Llevamos buscándote 13 años. Hace 13 años tú tenías 4, y era el momento de que volvieses a la familia. Eso es porque fue cuando finalmente la casa Aegis se proclamó vencedora. Las otras dos casa nos querían muertos.”

“Creo que he entendido todo, aunque se me hace muy difícil de asimilar.”

Iry me sonrió y habló con una voz cariñosa.

“Hermanito, te hemos buscado mucho tiempo. Me encanta tenerte de vuelta.”

Yo me puse rojo.

Aunque sabía que era mi hermana, en realidad la había conocido hoy.

Era algo violento de pensar.

“Quiero saber otra cosa.”

“Adelante, pregunta.”

“¿Cómo sois tan fuertes?”

“Porque llevamos entrenándonos desde que pudimos sostener una espada. Debemos ser fuertes si queremos encarar lo que se avecina.”

“¿Lo que se avecina?”

“Los Oscuros ya nos han descubierto y están intentando cazarnos. El tío Faran no podrá proteger para siempre a los Alister, así que debemos estar preparados para ir a la guerra. Y tú también lo estarás, te enseñaremos.”

“¿Pero de qué guerra estáis hablando?”

“Las Ocho Coronas están divididas, y el Cristal se está oscureciendo; los sabios dicen que la Corrupción ha vuelto, y si es así, debemos mantenernos unidos. Se acerca una guerra; y es una que será difícil de ganar.”

Me quedé pensativo un instante.

La guerra a la que se referían parecía algo importante, pero no lo comprendía del todo.

“¡¡¡Alant, cuidado!!!”

5 comentarios en “Reaper – Capítulo 3

  1. Pingback: Reaper – Capítulos – SpanishTraslation

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s