ETH – Capítulo 9

EVOLUTION THEORY OF THE HUNTER (ETH)
Tomo 1, capítulo 9

*Thud- La flecha golpeó el hombro del monstruo. El Arco de Atena era un arma de nivel 4; aunque su poder de ataque no era alto debido a su característica de no herir humanos debe ser suficiente para al menos herir al monstruo.
¡Aaahhhk!- El monstruo súbitamente giró su cabeza a este lado. En ese mismo momento le lancé el arco a Park Jungbeh y el idiota lo agarró, parecía no tener las agallas para dejar caer algo que valía veinte millones de dólares.
-¿Qué? ¿qué carajo…? ¡Mierda!
*Keuuu…- El monstruo fijó sus ojos en Park Jungbeh. No sólo era que la flecha era lo suficientemente brillante para llamar la atención, habiendo sido golpeado por ella era obvio que buscaría al dueño.
Sosteniendo el arco, Park Jungbeh parecía no saber qué hacer, y se acercó a Song Hansol.
-¿Han… Hansol? ¿Qué hago con esto?.
-N… no lo sé ¡Maldición, aléjate!- Song Hansol miró al monstruo antes de intentar retirarse lentamente. Probablemente sabía que ese monstruo no era algo que pudiese manejar con su nivel. Probablemente, incluso con el Sr. Jung y Youngchul combinados, no serían capaces de derribar a esa bestia.
¡¡¡ROOAAAAARRRR!!!
-¡Aaaahk!
-¡Mierda! ¡Deshazte de eso y corre!
-¿Sabes cuánto vale esto?
-¿Es más importante que tu vida? ¡Sólo arrójalo!
Cuando el monstruo rugió nuevamente, Song Hansol salió corriendo gritando a todo pulmón. Park Jungbeh perdió todas sus reticencias sobre el arma y la arrojó antes de salir corriendo tras su amigo mientras gritaba también; pero ya era tarde, el monstruo lo había tomado como su objetivo.
*¡Stomp! ¡Stomp! ¡Stomp!
-¡Aaah mierda! ¡Nos está siguiendo!
-¡Dejen de seguirme dementes!
-¡Este es el único camino! ¡Bastardo, escabulléndote solo!
El monstruo les estaba dando alcance rápidamente con sus enormes piernas y los tres corría y se maldecían mutuamente al mismo tiempo. Gracias chicos, gracias por alejar el monstruo de nosotros sin siquiera tener que pedírselos.
-Haaa haaa…- Jung Sooah estaba temblando de miedo allí donde los imbéciles la habían arrojado antes de huir. Levanté el arco del piso y me lo crucé sobre el hombro, luego me acerqué para tomar su mano y ayudarla a levantarse.
-Levántate, no tenemos tiempo que perder. Si esos idiotas son devorados somos los siguientes.
-Sólo un momento… Déjame recomponerme- cerró sus ojos un minuto y respiró profundamente un par de veces antes de incorporarse lentamente -Vamos.
-¿Estás bien?
-Estoy un poco mejor ahora. Espero que esos idiotas sean comida de monstruo y mueran
-Parece que te recuperaste bastante rápido
-¡Ja! ¡Mi corazón parece un martillo neumático! Podría haber sufrido un trauma por esto
-¿Podrías?
-Gracias a ti estoy mejor de lo que debería. Honestamente, tú corriste más peligro que yo.
-Eso creo- Ladeé mi cabeza. Fué todo muy loco ahora que lo pienso.
-¿Cómo puedes estar tan calmado?
-No lo sé. ¿Será porque he estado en muchas situaciones de vida o muerte antes?
-¿Eso es todo? Parece que la vida de un porteador es bastante peligrosa, ja ja. De haber sabido que sería así nunca lo habría hecho. ¿Por qué me entrené durante tantos años para esto? Sabes, realmente me esforcé para llegar a ser porteadora.
-Algún día tu esfuerzo dará frutos.
-Algún día… tsk. Eso espero- Estiró sus brazos un momento antes de adelantarse caminando lentamente. Parecía que quería deshacerse físicamente de lo que había sucedido y consolarse con su resistencia -¿Qué haces? ¿No vienes?

En cuanto salimos del calabozo vimos a Youngchul y el Sr. Jung esperando afuera. Le extendí el arco al joven y pregunté:
-¿Ese pedazo de… Song Hansol… Qué le pasó?
-No lo sé. El calabozo se oscureció de golpe así que huímos. El Sr. Jung estaba a punto de volver justo cuando ustedes salieron.
-¿Qué pasó? ¿Qué les pasó a los otros jóvenes amos?
-Quién sabe, quizás murieron. ¿Qué tiene que ver conmigo?- Cómo podría saberlo, no los vimos mientras salíamos. Quizás fueron devorados; no, espero que hayan sido devorados.
El Sr. Jung puso los ojos en blanco mientras me tomaba del cuello.
-Tú… Los mataste.
-Debería haberlo hecho.
-¿¡Qué!? ¡Este bastardo…!
-¡Ya basta!- Kim Youngchul se interpuso entre el Sr. Jung y yo. El Sr. Jung no tuvo más remedio que soltar mi cuello. Kim Youngchul me habló.
-Sé que no es lo que querías decir. La vida de una persona podría estar en riesgo así que por favor dinos lo que pasó.
-Mientras estábamos dentro el calabozo se oscureció. Al principio creímos que se había reiniciado, pero no era así; en vez de eso, de la nada, apareció un monstruo de nivel 4. Después de eso no recuerdo más, honestamente. Huí con Sooah creyendo que ellos habían salido a salvo, puesto que huyeron por delante.
-¿Es eso cierto?- El Sr. Jung tenía una expresión desesperada. Estaba preocupado por su paga; si algo le había pasado a Song Hansol estaría jodido. En cierto modo, el también inspiraba lástima.
-De todos modos, ¿lo reportaste?- Le pregunté a Kim Youngchul.
-Sí. Dijeron que llegarían en diez minutos, así que deberían estar aquí en cualquier momento.

Minutos después apareció un cazador vistiendo una armadura de aspecto caro. Debía estar en sus treintas.
-Recibí una llamada respecto a un incidente en un calabozo- Hablaba en dirección al Sr. Jung. Había alrededor de 20 curiosones y unos cuantos ayudantes correteando como pollos decapitados.
-Dentro ha aparecido un monstruo nivel 4.
-Por favor salve a nuestros jóvenes amos. Por favor- El Sr. Jung y yo hablamos al mismo tiempo.
-Hmm. ¿Aquí también? Me encargaré de eso, así que no se preocupen- Habló mientras me miraba -¿Cómo sabes que era de nivel 4?
-Recientemente me encontré con uno similar.
-Hmm… ¿cuándo?
-Hace como cinco horas.
-Así que eso. Es bastante impresionante que sigas vivo después de encontrarte un monstruo de nivel 4 dos veces en un día. Oh sí, tengo que advertirte que será mejor que no entres a los calabozos por un tiempo.
-¿Puedo preguntar por qué?
-Recientemente ha habido un número de casos en los que han aparecido monstruos de un nivel no correspondiente al nivel del calabozo. Sólo en este país ha habido cientos de víctimas por tales casos.
-Ay Dios…
-Algo así no ha sucedido en décadas. Si esto no es un caso aislado y sigue sucediendo los calabozos ya no serán un lugar al cual se pueda ir.
Fruncí el ceño a sus palabras. Esto podría significar un alto de todas las exploraciones de calabozos y mi trabajo como porteador estaría en riesgo.

Solo Song Hansol y Park Jungbeh salieron con vida. El otro cazador murió y sólo pudieron recuperar una parte de su cadáver. Desearía que el bastardo de Song Hansol hubiese muerto pero era muy rápido así que no esperé que eso sucediera.
Kim Youngchul me dijo que sería mi testigo y que lo llamase si lo necesitaba, pero yo sabía lo que sucedería. Song Hansol contrataría un abogado por una obscenidad de dinero. Incluso si usase todos mis ahorros, todo lo que tenía a mi nombre eran 80.000 dólares. No había manera de que ganase un juicio contra un cazador. Jung Sooah probablemente pensó lo mismo.
Pero había un problema incluso mayor.
Todas las incursiones por ocio a los calabozos fueron suspendidas debido a este evento hasta nuevo aviso. Eso significaba que no tendría ingresos por más de un mes. Pensé en ir a una agencia de empleos, pero deseché la idea, no habría trabajos adecuados para un porteador allí.
-Haaaahhh…- Suspiré mientras abría el cajón de mi escritorio. Me quedé mirando el libro de habilidades. Si lo vendiera, probablemente estaría bien.

Hace un mes, el día del incidente, puse el libro de habilidades a la venta en el mercado de cazadores, pero no se vendió así que tuve que retirarlo.
Le había puesto un precio de diez mil dólares; creí que era un precio bastante bajo pero nadie quiso comprarlo. Hubo algunos que vieron el nivel 0 y creyeron que era interesante, algunos me ofrecieron unos cientos de dólares; podría haberlo vendido por eso pero creí que sería un desperdicio, especialmente por un libro de habilidades. Incluso si era sólo de nivel 0, ERA UN LIBRO DE HABILIDADES.
Por otra parte probablemente pensaron que era obvio que sólo se vendiese por unos cientos, quizás porque la mayoría de los libros de habilidades no eran únicos, usualmente había algunos de ellos dando vueltas. Por eso generalmente la gente sabía qué hacía cada libro. Pero este, este era único en su estirpe. No había manera que alguien pagase diez mil dólares por un libro de habilidades de nivel 0 que nadie sabía qué hacía.

4 comentarios en “ETH – Capítulo 9

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s