This Is Another World Capitulo 44.1

Capitulo 44.1: Relatos de los caídos

-Pueblo Runser, tierras de Ebelmonte

(Punto de vista: Albert)

… hora de empezar otro día mas…

Me levanto de mi vieja y grande cama, una que compartí en el pasado con mi otra mitad. Aunque era perfecta para un hombre de mi estatura, sin ella presente solo podía sentir que era muy grande para mí

Salí del cuarto donde solía dormir para bajar las escaleras que yo mismo construí, hasta la cocina que yo mismo llegue a armar

Prácticamente cada extremo de esta casa fue construida por mi hijo y por mi, en la época en que la vida aun tenia algo de brillo. Mas su diseño y arquitectura, todo fue obra de la mejor mujer que he podido conocer, la misma que tuve la suerte de poder desposar

En esta casa habían cientos de recuerdos dispersos, recuerdos llenos de dicha y plenitud, de días que una vez pensé jamás vería su fin. Pero la vida suele tener planes distintos para todos nosotros, planes que no nos gustan pero que debemos aceptar al fin

Ahora en esta casa solamente me encuentro yo, esperando estoicamente el regreso de mi hijo a su hogar, habiendo partido semanas atrás junto a cierto grupo de conocidos a las profundidades del bosque en neblina, donde la muerte se encuentra casi siempre presente

En un intento arriesgado y quizás suicida, mi hijo se unió al grupo que buscaría ayuda externa, para así salvarnos a todos del enemigo que ahora nos atormenta. Un ser vil y terrorífico que con su sola presencia derriba a los más fuertes hombres aún con vida. Y quien no tuvo reparo ni duda en matar a todos los que semanas atrás llevaron el oficio de mineros. Es gracias a la suerte o quizás a la diosa, que mi hijo me obligase a jubilarme un mes atrás de todo esto

Arme yo mismo a mi hijo con el mejor equipo que teníamos entonces, la mas fuerte arma y la mas resistente armadura, aunque estas mismas no sirvieron para derrotar al ser que nos tiene secuestrado, al menos deberían servirle para poder escapar de este infierno

Mi hijo era quizás el mas fuerte entre ellos, no por nada era mi hijo, mas la preocupación de no poder volverlo a ver era algo que como padre no podía evitar. Aun a mi edad nada de eso cambiaba

“donde sea que este, ya sea atravesando en el valle de la muerte, o estando ya a tu lado, por favor asegúrate de cuidarlo”

Mientras divagaba por la casa pose mi mirada sobre un retrato pintado. Diciendo aquellas palabras a la mujer retratada en esta, siendo esa la única imagen que tenia para recordar como era la que una vez fue mi compañera de vida

Como el hombre que tuvo la dicha de haberla desposado en vida, se que ella siempre estará cuidando de el, ya sea estando en la gloria junto a la diosa, o en algún lugar distante y desconocido para mi. Porque mi esposa siempre fue protectora, es que puedo sentirme tranquilo al pedirle que cuide de nuestro hijo, sea donde este se encuentre ahora

¡TOCK TOCK!

Sacándome de mis pensamientos la puerta empezó a sonar, y no era necesario abrir para saber quien era la que tocaba, ya que era por esta hora siempre, que ella pasaba por esta casa sin falta

“oh vaya, que sorpresa tu llegada, ¿se te ofrece algo?”

“puede parar con las bromas señor Albert, bien sabe porque vine”

Trate de actuar sorprendido, aunque su seria actitud al instante tumbo mi acto, haciéndome a un lado para verla pasar, a la chica de ojos café y tono irreprochable, a la casa que ella conocía como el dorso de sus manos. Al punto de adentrarse en la cocina con naturalidad y así empezar a revisar los estantes y dejar un bolso de piel a su alcance

“traje algo de carne en conserva, si no le molesta preparare un caldo para desayunar”

Estando la chica de lentes y verde melena acostumbrada a la labor empezó a cocinar con una gracia propia de un ama de casa, lo cual trajo a mi vista la sombra del recuerdo de mi esposa, quien una vez cocino en ese lugar con la misma maestría

“me preocupa un poco que este anciano sea una molestia para ti, que hagas el recorrido desde el pueblo a esta casa todos los días… ha de ser una carga para ti”

Busque sincerarme ante la amable jovencita, quien sin lugar a dudas preparaba algo mucho mas nutritivo y apetitoso que lo que yo seria capaz de crear. Aun con mi fuerza y varias maestrías, jamás pude preparar algo que pudiese comparar. Es por ello que siempre ame los platillos que mi esposa preparo en vida. Platillos que podían cautivar a cualquier hombre y curar cualquier fatiga que el cuerpo pudiese tener

“no es una carga, no olvide que siempre he caminado a esta casa desde que era una niña pequeña”

Haciendo caso omiso a mis palabras ella continúo preparando la comida sin perder el temple, al menos hasta cierto momento

“además… somos familia, es natural cuidar de la familia”

Al decir estas palabras pude ver por un segundo como acariciaba un anillo de metal, uno que se encontraba en la mano derecha y en el dedo del medio, símbolo de compromiso y amor eterno entre dos personas

Tal anillo era la promesa hecha entre ella y mi hijo, una promesa que perduraría hasta que el amor entre ambos se llegara a marchitar. Y conociendo a los dos no era algo que pensara pudiese pasar. De cierta forma, mi hijo corrió con la misma suerte que su padre

Al final, la peringa no se alejo demasiado del árbol de la que salió

-Minutos después

“¡espero sea de su disfrute!”

Sonriendo campante la chica de ojos café  sirvió dos platos en la mesa con sus utensilios correspondientes, para así sentarse en el otro extremo de la mesa y juntar sus manos a manera de oración

“gracias por la comida”

Una peculiar tradición, inculcada a los dos por mi anterior esposa, la de agradecer a la diosa por los alimentos que teníamos en mesa antes de probarlos, dándole así un mejor sabor a la comida, y como yo amaba lo que ella cocinaba jamás considere dudar al respecto

Al final… es algo agradable no comer solo, recordándome así una época de alegría, donde no nos preocupaba tanto lo corta que eran nuestras vidas, así como el futuro de toda la comunidad

“¿Cómo se encuentran tus padres? ¿Tienen suficiente comida en sus reservas?”

Buscando apartar los malos pensamientos converse con ella, ya que sus padres eran amigos cercanos, aun cuando no los veía hacia ya tiempo

“se encuentran bien, y si tenemos suficientes reservas, ya que el invierno estaba por acercarse, y gracias a las enseñanzas de la maestra, es que todos en el pueblo han podido aguantar hasta ahora sin sufrir de hambre”

Escuchar esas palabras quitaba un peso de mi espalda, haciéndome feliz escuchar el apodo de mi esposa, un apodo que este pueblo usaba para referirse solo a ella

Siendo extraña en ocasiones, mi esposa fue la mujer mas inteligente que este pueblo haya visto hasta ahora, habiendo ayudado en muchas áreas de la vida diaria a todos en el pueblo. Esparciendo nuevos métodos para conservar los alimentos, y con muchas ideas tanto para comidas como para la fabricación de herramientas. Además de una hábil usuaria de las letras y la lengua

Es por ello que en vida, mi mujer fue considerada por niños y adultos como la maestra, una mujer que adoraba enseñar y educar a aquellos que deseaban aprender, como a la señorita que encarna su aura y su propia pasión al enseñar

“mi esposa seria feliz si pudiese escuchar tales palabras… siempre quiso ayudarlos a todos, incluso en el final…”

Trate de mostrarme animado mientras al degustar el caldo y la carne que la compañera de mi hijo había podido preparar, una comida que no muchos podrían degustar en estos tiempos. Y como mi mujer solía decir, la comida es una bendición, así que hay que disfrutarla con el corazón

“aun cuando ya ha partido, sus enseñanzas nos hicieron fuertes para resistir esta ocasión, ahora solo nos queda confiar en que su hijo, y orar porque traiga consigo nuestra salvación”

Habiendo ella terminado su propio caldo termino mirando al vacío mientras pensaba en el, aquel a quien decidió esperar sin importar cuanto tiempo pase

Porque ella tiene fe, porque cree firmemente en que mi hijo podrá volver, aun cuando ya casi todos han perdido la esperanza, ella sigue creyendo en la fuerza de mi hijo

Es gracias a ella que yo puedo confiar en el aun, en que volverá para salvarnos a todos de este infierno. Ya que posee una importante razón para volver

“¿Qué has sabido… de Arkey?”

Esta pregunta era un poco más difícil de digerir, ya que ella comprendía bien el trasfondo de mi pregunta

“trata de mantenerse de pie… aunque mis padres dicen que podría perder la cabeza y hacerse matar”

Aquella respuesta no escapaba de mis sospechas, ya que hay pocos hombres que no terminen como el, una vez ven a su amada desaparecer así sin mas, sin poder hacer nada para evitarlo

La mujer de Arkey, una chica que conocí años atrás, fue llevada así como muchos por esas bestias que nos vigilan desde el cielo, llevándose a uno de nosotros cada vez que quieren, al interior de la mina para nunca volver a salir

Esto ocurre cada tres días, a veces, a veces dos o a veces cuatro, pero siempre toman a alguien sin falta

Nadie quiere saber que es lo que te pasa cuando te llevan, ni que cosas retorcidas vivirás en el momento en que llegues a entrar. Lo único que es seguro para todos, es que la muerte le espera a todo el que se atreve a entrar

Ya seas un aventurero experimentado, o un ex-minero como yo, no hay forma de escapar de la mina una vez te llevan adentro de esta

Es por ello mi temor, de ver a alguien que quiero desaparecer del mismo modo, es por ello que me preocupa, que ella siga viniendo siempre y a la misma hora

“¿estaría bien si me dejas acompañarte? Al menos hasta el camino de regreso”

Le hice la proposición a ella, para que me dejara acompañarla de regreso a su hogar, así al menos no me preocuparía que se la llevaran por mi culpa

“¿esta seguro que quiere hacerlo?”

“Por supuesto, así también llevare la madera para aquellos que le hagan falta, es lo menos que este anciano puede hacer”

Ya que el bosque a nuestro alrededor se había teñido con la neblina, casi nadie se acercaba al bosque por el peligro que representaba acercarse, y el miedo de que las mismas sombras que mataron a muchos tratasen de hacer lo mismo con quien se llegase a acercar

Yo era uno de los pocos que se atrevía a acercarse y recolectar madera, era por eso que cortaba tanta como podía  y así de vez en cuando viajar al pueblo para repartirla a los que no pudieran por diversas razones

“bueno, me sentiré mas segura si regreso junto a usted, así que muchas gracias”

Dicho eso termine de comer su comida para alistarme y recoger todos los troncos que había conseguido el día de ayer, alrededor de unos treinta o cuarenta troncos de tamaño mediano que podía llevar en mi espalda al amarrarlos con fuerza

En el pasado habría podido llevar cincuenta de estos con facilidad, pero la edad como a cualquiera me ha empezado a afectar. Por eso me alegra aun ser de utilidad para otros, aun cuando quisiera no fuera en este tipo de circunstancias

Termine escoltando a la mujer de mi hijo de regreso al pueblo principal, y salude a sus padres mientras les daba algunos troncos de los que había traído. Para así partir y empezar mi recorrido por las casas de los que aun seguían con vida en el pueblo. Visite a Arkey y a mi viejo amigo Rosvald, quien era el herrero principal del pueblo y un experto en la fabricación de equipo de Mithril. Así como al alcalde, quien aun seguía recuperándose por la pérdida de su muy amado hijo. Una perdida que dudo muchos pudiese superar. Incluyéndome claro esta

Me tome las molestias de hablar con cada uno de los que me encontré, tratando de elevar los ánimos mientras me cercioraba que tuvieran todo lo necesario para los siguientes días. Algunos me dieron algunas provisiones como agradecimiento, y como los tiempos eran difíciles tuve que aceptarlos

El mundo que conocí poco a poco se desvanece, y los momentos y recuerdos llenos de gente alegre y optimismo se desvanecen poco a poco. Al final quizás todos encontraremos el final próximamente, no por falta de comida sino por nuestro captor

La última esperanza… que tienen estas personas, es que mi hijo y los demás que partieron aun estén con vida y vuelvan pronto con ayuda

De no ser ese el caso…

¡¡Noooooooooo!!

¡!

Habiendo terminado mi jornada y entregado hasta el último leño me dispuse a volver a mi hogar, mas el grito de una voz familiar me alerto de que algo malo ocurría. Fue por eso que solté lo que llevaba en mis hombros y corrí tanto como estas viejas piernas me lo permitieron

Lo que me encontré fue algo aterrador, una vista que solo pensaba posible en pesadillas

El hogar de ella, de la prometida de mi hijo con una entrada destrozada, con el señor y padre de ella herido entre los brazos de su esposa, y ella con un pala para arar el campo mientras protegía a su padre inconsciente de una gran gárgola

“¡déjanos en paz!… ¡dejen a nuestro pueblo y váyanse de una vez!”

Mientras ella gritaba esto la gárgola trataba de tomarla con sus garras, haciéndola retroceder varios pasos al tratar de evitarlo

¡SMASH!

Aprovechando que estaba distraído con ella me acerque por el costado izquierdo para golpearlo con todas mis fuerzas y así hacer que este cayese al suelo, aturdiendo tanto a la bestia como a ella

“¡toma a tu padre y entren a la casa!”

“¿¡pero que pasara con ust…!?”

“¡solo hazlo!”

Sin darle tiempo para discutir tome el palo de arar que tenia en sus manos y la empuje para que ayudase a su madre mientras yo iba tras la gárgola aun aturdida

Dedicando toda mi atención en el monstruo trate de golpearlo con la pala mientras seguía en el suelo, pero este la sujeto con sus garras y detuvo el golpe, forzándome a tratar de quitársela mientras se ponía de pie

Para no quedar en desventaja le di un rodillazo en la barbilla con todas las fuerzas que tenia, para así verlo aflojar el agarre, y así recuperar la pala para rematarlo con un golpe con esta a la cabeza

Sin mucho equilibrio el mismo trato de levantar vuelo, pero logre tomar su pierna antes de que se alejara demasiado para así golpearlo por la espalda con la pala en mi otra mano y así afectar su equilibrio lo suficiente para que cayera al suelo

Una vez allí lo escuche gritar por ayuda, lo cual helo mi corazón al pensar en lo que seria lidiar con refuerzos iguales a este monstruo, por eso no podía dejarlo escapar, o todos los demás sufrirían las consecuencias

Enterré la pala en una de sus alas para impedir que pudiese volar de nuevo y así me senté sobre el con dificultad. Ya que aunque yo era grande para el humano común, las gárgolas eran casi de mi tamaño también, demostrando así mucha resistencia para que me quitase de encima de el

Trate de mantener su cabeza abajo con mi mano derecha encima de el, y la izquierda la usaba para realizar golpes consecutivos a su espalda y cuello, tratando de matarlo a golpes

¡SCRATCH!

¡!

Al estar sobre el fui incapaz de evadir sus zarpazos hacia mis piernas, sintiendo el terrible dolor de mi carne siendo cortada por sus afiladas uñas. Tal dolor haría desmayar a cualquier hombre común y corriente. Pero yo no podía permitirme eso, no podía desmayarme en este momento. No hasta que esta cosa dejara de representar un peligro

[Golpe de acero]

Sabiendo que el tiempo lo tenia medido me dispuse a usar una técnica de combate, una que aprendí décadas atrás cuando tenia aspiraciones de dejar este pueblo, una técnica que aprendí para defender a mi familia, era mi ultimo recurso en una situación de vida o muerte

Mis puños adquirieron un tono de luz amarillento cada vez que propinaba un golpe a la gárgola, cada golpe mas fuerte que el anterior y provocando mayor dolor al monstruo

“¡muere de una vez!”

¡SMASH!

¡CRACK!

Dejando de sostener su cabeza junté ambas manos y decidí golpear su cráneo con las manos entrelazadas, aplicando cada gramo de fuerza que a mi cuerpo le quedaba, al punto de quebrar el cráneo del mismo y así dejarlo aplastado

Al oírse y sentir como el cráneo había sido roto por mi golpe, el monstruo dejo de resistirse y arañar mis piernas, para así quedar inerte por completo

Había conseguido matar a una de esas bestias con mis propias manos… aun cuando eso me había dejado en mal estado

“¡señor Albert!”

Saliendo de la choza con rapidez la prometida de mi hijo trato de socorrerme y de levantarme, aun cuando su cuerpo era pequeño y el mío grande hizo su mejor esfuerzo para servirme como punto de apoyo y así llevarme al interior de su casa, donde su madre y ella vendaron mis piernas llenas de zarpazos y brotando sangre de las mismas con rapidez

Es seguro que de sangrar así unos minutos mas moriría por el desangramiento

“¿¡en que estabas pensando Albert!? Pudiste haberte matado por enfrentar a esa cosa”

El regaño vino de parte de la madre que curaba mis heridas, mostrándose histérica y nerviosa por lo que acababa de ocurrir

“ya me conoces… soy un viejo testarudo que no piensa antes de actuar”

“¡es precisamente por eso que lo digo! ¡Ya no tienes la edad de tu hijo, no puedes ponerte a actuar como si tu vida no valiese nada!”

Habiendo terminado de vendarme la señora se levanto y trato de buscar algo entre sus anaqueles, mientras yo trataba de calmar a la hija que sollozaba en mi regazo por el miedo que sintió después de todo esto

“¡bebe esto ahora!”

Habiendo regresado a donde estábamos sentados su esposo y yo me ofreció una taza con un líquido rojizo llenando la mitad  de la taza, mientras con la otra mano sostenía una pequeña botella de cristal llena hasta la mitad del mismo líquido rojizo

“¡esto es…! Tienes que dársela a tu marido Berta”

Trate de rechazar la bebida al entender que era poción de recuperación, un objeto raro y costoso que las personas comunes no podíamos costearnos con facilidad. Además del hecho de que solo beber la mitad disminuía bastante su efecto completo, así que era mejor dársela todo a su marido

“los dos están en mal estado, ¡solo tómala para que pueda quedarme tranquila!”

Mis heridas eran graves, al punto en que vendarlas solo postergaba mi final por unos minutos, pero al no saber la gravedad de las heridas de su esposo no la podía aceptar así como as

“¡por favor señor Albert, acepte el beberla por favor!”

Sentía el frio cubrir mi cuerpo, mientras las lagrimas de la hija caían sobre mi regazo, lagrimas tibias y llenas de temor por verme morir así

“ya… bebe… viejo cascarrabias”

¿¡!?

Al momento en que escuche su voz los tres reaccionamos, para así ver como el jefe de familia de esta casa y padre y esposo de ellas abría los ojos para así insistirme en que la bebiera también

“¡papa!”

Aferrándose a su padre la hija sollozo de alegría al ver que este aun seguía con vida, al ver esto deje de resistirme y tome la taza para beberme todo su contenido hasta la ultima gota. Y así dejar caer este al piso mientras dejaba caer mi cabeza hacia atrás y sentía mis piernas arder

Sentí mi mente desvanecerse por un instante, hasta caer inconsciente segundos después de ver al padre de familia beber el mismo liquido directo desde la botella

-Media hora después

Recobre la consciencia poco a poco, para sentir cierto ardor en mis piernas, pero no tanto como antes de desmayarme, para así tratar de reincorporarme apoyándome en la mesa en frente de mí

Busque a mi alrededor a la familia de mi nuera, pero ni ella ni la familia estaban presentes, aunque si podía escuchar un alboroto provenir del exterior de la casa

Tambaleándome un poco alcance a llegar a la puerta destrozada para así atravesar el umbral y ver con mis propios ojos lo que estaba sucediendo

Mucho de los habitantes que quedaban aun en el pueblo estaban dispersos y ocultos tras las casas que habían cerca, y todos observaban a la jovencita que estaba sosteniendo una pala de arar en contra de tres gárgolas, similares a la que me había causado tales heridas

“¡dejen a mi familia en paz!… ¡no permitiré que se lleven a nadie mas!”

La prometida de mi hija, aun cuando era frágil y pequeña, y aun cuando sus piernas temblaban por el temor, se mantuvo firme ante las criaturas que hacen temblar de pavor a los demás adultos de este pueblo

Aun siendo tan pequeña… tiene su determinación y valor…

“¡cuidado hija!”

Su madre grito de temor al momento en que los monstruos emprendieron el vuelo en su contra, y ella con solo una pala en mano estaba completamente indefensa ante ellos

¡!

Su avance se vio entorpecido por un gran número de piedras que fueron arrojadas en su contra, no las suficiente para provocarles un daño verdadero, pero si para llamar la atención de estas. Estas piedras fueron lo único que tuve a mi alcance, pero habían bastado para que la dejasen en paz

“¡si quieren llevarse a alguien entonces llévenme a mí!”

Golpeando mi pecho con mi puño cerrado y gritando con todas las fuerzas que tenía avance con la intención de quedarme en medio de los monstruos y de mi nuera

“no… ¡deténgase por favor!”

¡THUD!

Sabiendo que no me dejaría ir como voluntario la sostuve de la cintura para así impulsarla en dirección a su madre, quien logró atrapar a su hija en el aire para caer las dos juntas al suelo. Una forma algo violenta para apartarla, pero el mejor modo que se me ocurrió para que no interfiriese en mi proceder

“si los ancianos podemos preservar el futuro de los jóvenes, ¡entonces no hay nada que discutir al respecto!”

Me pare en frente a las gárgolas que parecían divertirse con el espectáculo que estábamos montando, disfrutaban el ver como algunos lloraban por lo que era la despedida final para quienes se terminaban llevando a la mina

El ofrecerme de voluntario era entregar mi vida a estos monstruos, todos los que estaban observando en aquel momento sabían eso, y por ello nadie se atrevía a tratar de detenerme, solo la chica que era detenida por su madre mientras ambas lloraban de la impotencia

“¡por favor no lo haga! ¡No se entregue así señor Albert!”

En los brazos de su madre ella trataba de luchar para volver a este sitio, mas su madre comprendiendo mis intenciones uso cada gramo de fuerza para impedir que su hija se ofreciera como tributo para esos monstruos. Aun sabiendo que eso sería dejarme morir, ella antepuso el amor a su hija como toda buena madre iría a hacer

Y eso… es algo que en verdad le agradezco ahora, aun si no se lo puedo decir

“si mi hijo llegase a volver… ¡cuando mi hijo regrese! Va a necesitar que haya alguien esperándole… esa persona tienes que ser tu Bryla”

Levante ambas manos para así ofrecerlas a las gárgolas, que aunque eran monstruos letales jamás habían matado a ninguno de los aldeanos pasados en frente de todos, lo cual significaba que nos necesitaban con vida para llevarnos a la mina

De ser así… el no mostrar resistencia debería ser suficiente como para que estos se retiren y las dejen en paz…

“perdón… perdón…”

La madre de Bryla, quien era una vieja amiga para mi estaba rogándole perdón a su hija, ya que la tenía que detener para que no terminase perdiendo a más de un ser querido el día de hoy

¡!

Mientras miraba en dirección a ellas pude sentir como una de las gárgolas me golpeaba en el estómago para así sacarme el aire y obligarme a quedar de rodillas, para que así las otras dos pudieran darme pisotones mientras me quedaba agachado. Quizás eran conscientes de que yo era el que asesino a su compañero, o simplemente querían disfrutar al torturarme antes de llevarme con ellos

Cual fuera la realidad una cosa no cambiaba, y era que el mayor dolor que sentía no lo provocaban sus patadas o golpes, sino el oír el llanto de aquella chica que he conocido desde que era solo una bebe. Una pequeña que estuvo siempre apegada a mi familia y a mi esposa. Que siempre estuvo al lado de mi hijo y termino formando un vínculo con el

Una chica… a la que orgullosamente pude llamar hija en más de una ocasión

Pasaron unos minutos hasta que se cansaron de patearme, haciendo que mi cuerpo se llenara de dolor y perdiese todas las fuerzas para luchar. Aun cuando en mi juventud esto no habría bastado para derribarme, la edad había logrado mermar mis fuerzas hasta este punto

Cuando sentí que mi cuerpo abandonaba el suelo trate de abrir los ojos, para así ver como Bryla se liberaba del agarre de su madre y trataba de alcanzarme desde el suelo, aunque yo ya me encontraba muy lejos para oírla

Y aun cuando sabía que mi partida le provocaría bastante dolor, me aliviaba el saber que con mi sacrificio ella y su familia podrían vivir unos días más. Días que quizás serian la salvación para ella y para todo el pueblo

Incluso este anciano… pudo ser de ayuda en su momento final… ahora todo queda en tus manos… hijo…

Puedo sentir mi consciencia desvanecerse, mientras el aire frio adormece mi cuerpo, y siento que me alejo más y más de mi pueblo natal

Un pueblo que me vio nacer, y que ahora me vera morir… a mis cincuenta y seis años… mi vida llegara a su fin

No pude experimentar la vejez como tal, y no poder ver a mis nietos nacer… ni escucharlos decirme abuelo… pero al menos le estoy dando una oportunidad a mi hijo para que sea un héroe… y los salve a todos

Ahora todo se hace oscuro… y me veo obligado a cerrar mis ojos, sintiendo como todo se desvanecía a mi alrededor

Si así se siente entrar a la oscuridad… entonces lo hare con la consciencia limpia… y con la fe de que al menos, di lo mejor que pude hasta el final

Ahora todo queda en sus manos querida… espero verte nuevamente, una vez mi trabajo termine. El resistir lo que me aguarde en ese oscuro lugar, con tal de darle tiempo a nuestro hijo para llegar

Y aun si no sobrevivo para ver su regreso… al menos protegí a la familia… como así tú lo habrías querido

Espero… me recibas con una sonrisa… y me perdones por todos los errores que cometí tras tu partida… espero aceptes a este viejo necio, y le permitas nuevamente estar a tu lado

Espero… verte pronto otra vez… mi Sara

-Varios días después

(Punto de vista: Bryla)

“… bien, he terminado”

Dije esto para mí misma mientras me levantaba y miraba con detenimiento lo que había hecho

Ahora mismo me encontraba en la casa del padre de mi prometido, un lugar que considere como mi segundo hogar desde que era una niña. Un lugar que muchos niños como yo consideramos una escuela real

La madre de mi prometido… fue una mujer sin igual, incluso una niña como yo en esa época no podía evitar maravillarse con sus habilidades y conocimiento. Es por eso que cada vez que podía, venía a verla para así aprender más de ella, de la mujer que yo considere mi maestra

Yo en verdad… admire a la madre de mi prometido, y desee de todo corazón volverme una mujer como ella. Sabía y amable, y de un carácter fuerte para proteger lo que quería

Ahora mismo estoy en frente de su lápida, una que su marido esculpió y dio forma en persona, para que así ella pudiera saber siempre el amor que él le tuvo a ella

Pero ahora este sitio posee una lápida más, una lápida que solo tiene el nombre mas no un cuerpo al que preservar. Y la lápida que ahora acompañaba a la de ella, era la del que en vida fue su esposo y padre de su hijo

Debido a que las gárgolas pasaron una semana sin reclamar a nadie más, pensamos que el señor Albert  había sido la última víctima de esta tragedia, pero luego de diez días sin incidentes, estos terminaron llevándose a otro de los nuestros temprano por la mañana

Diez días fue lo que tardaron para volver aparecer, diez días en los que el señor Albert debió de resistir de forma estoica bajo la mina

Y ahora que lo más probable era que este hubiese muerto como los demás, les pedí a algunos de sus conocidos incluyendo a mi padre, que me ayudasen para colocar una lápida con su nombre en este lugar

Aun cuando nunca podríamos recuperar su cuerpo, queríamos que su espíritu pudiese descansar junto al de su esposa a como dé lugar

Y aun cuando no hay certeza de que su alma este descansando en paz ahora, eso no me impide el orarle a nuestra diosa para que vele por él

Ya que la muerte del señor Albert no puede ser en vano, es que debemos de resistir hasta el último instante, hasta que mi prometido regrese a casa con gente para salvarnos

Porque lo sé en mi corazón… aun cuando mis padres perdiesen la fe, aun cuando todos perdieran la esperanza… yo sé que mi Vorg aún sigue vivo… y que se está esforzando para venir a salvarnos

Es porque creo en él que no permitiré que los demás desfallezcan… no permitiré que pierdan la esperanza…

“señor Albert… señora Sara, yo esperare a su hijo sin importar el tiempo que tarde en volver… es por eso que ya no llorare más… porque quiero recibirlo con una sonrisa cuando lo vuelva a ver”

Aunque no estaba segura si me podían escuchar, quería conversar con dos de las personas que más respete en este mundo

“puedo ser algo torpe aun… y sé que no soy tan increíble como lo fue usted maestra… pero espero cuiden de los dos… y ayuden a su hijo a volver pronto”

Apreté un poco la parte superior de mi vestido, para así tratar de calmar el dolor que inundaba mi pecho, el dolor de no poder haber evitado la muerte de mi suegro, como el de no saber cuánto tiempo faltaba para ver a Vorg regresar

Pero trate de alejar ese dolor y mantenerme fuerte, para así poder cumplir con mi promesa a los dos. La de ser fuerte por todos y de no perder la fe, para así recibir a Vorg con una sonrisa

“por favor… vuelve pronto a casa Vorg”

Capitulo anterior
Capitulo siguiente

Anuncios

2 comentarios en “This Is Another World Capitulo 44.1

  1. mil bien así aclara que le paso al padre de vorg y parece la madre era una aventurera o sabia , es un buen extra , espero a ver que zona nueva van nuestros protagonistas !, un puerto estaría bueno con piratas jaja o una ciudad grande ? o bosque elfico? vorg tiene que cuidado su aldea y a su prometida , hay que ver que hacer on el core tiránico y el golem de mitril ahí son un peligro si alguien los toma , La prometida de mi hija, ” , hay que cambiar hija por hijo . ah te recomiendo si te gusta el rol el juego sorcery! esta en ingles pero anda en celular hasta .

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s