This Is Another World Capitulo 52

Capitulo 52: Acuerdo

-Posada del halcón lunar, pueblo Runser-

(Punto de vista: Rastiel)

La posada del halcón lunar, la posada de mayor calidad que uno podría encontrar en esta villa de herreros, siendo tanto superior como privada solo aceptaba a los clientes que pudieran costear sus altos costos, así como también probasen formar parte de un linaje noble, ya fuese de duques o gobernantes. Esta había logrado reestablecer sus funciones hace unos días gracias al apoyo del jefe del pueblo y a los clientes de alto prestigio que vinieron con la intención de asegurar sus contratos con la fortaleza herrera

Siendo que las armas del pueblo Runser seguían siendo las de mejor calidad en estas tierras, decenas de clientes que habían ordenado armas a la fortaleza antes del incidente se habían ocupado de visitar el pueblo con la intención de verificar si los contratos hechos con la fortaleza podrían seguir su curso. De ser otro el caso ellos tendrían que asegurarse de recuperar los Derks invertidos en la fabricación de dichas armas

Pero el cliente estelar que estaba hospedando el cuarto mas caro de esta posada de alta calidad, era nada menos que un verdadero miembro de la monarquía existente en Letonia. Un príncipe cuyo propósito había sido asegurarse de que la producción de las armas que encargo al pueblo, fueran la prioridad para la fortaleza herrera

Este era el motivo por el cual Rastiel Von Verdis, cuarto heredero a la corona del reino de Marebita hizo un viaje personal hasta este pueblo estando tan lejos de su destino final. Con la única intención de priorizar que los soldados a quienes se le confió sus vidas pudieran estar preparados para la batalla por venir. Pero ahora que había asegurado los suministros para el viaje al campo de batalla, y que había confirmado que las armas estarían listas para después del mediodía de mañana, las prioridades en la cabeza del príncipe habían cambiado sutilmente

Ahora lo que el príncipe consideraba no era si su ejército soportaría la batalla por venir, sino si ellos tendrían la fuerza suficiente para enfrentar este desafío que atenta contra las vidas de los habitantes de Letonia. Siendo el futuro de no solo Marebita, sino también el de todo el continente el que descansaba ahora en sus hombros

Aun cuando el príncipe por fuera aparentaba mantener un temple inquebrantable, las responsabilidades que se cernían sobre sus hombros eran muy difíciles de soportar a veces, y ahora que su padre le había legado la tarea de completar la labor que su hermano mayor no pudo realizar, la presión sobre el era apenas soportable, llevándolo al borde de la fatiga mental con bastante facilidad

Él había escuchado a su hermano el día en que recobro la consciencia, recordaba exactamente las palabras que este le dijo antes de ser adormecido por los curanderos de la corte real, las palabras que utilizo para describir a aquel monstruo que fue capaz de derrotar a su armada y de arrebatarle su brazo izquierdo

Su hermano era por mucho un genio estratega, quien solía dominar con facilidad el campo de batalla, y que había dirigido con anterioridad incursiones a fortalezas repletas de monstruos de alto nivel. Había escuchado hablar a los generales de la generación de mi padre las historias de como en la batalla, su hermano mayor lograba el mayor éxito posible en las cruzadas y con el menor mínimo de victimas esperadas. Era considerado por expertos como un maestro en el arte de la guerra. Y ese mismo genio a quien Rastiel tanto respetaba, estaba convaleciente y en recuperación en el castillo de Marebita, sin signos de recuperarse de aquella desastrosa batalla donde perdió a mas de la mitad de su armada

¿era siquiera posible que Rastiel pudiera derrotar a una amenaza que ni siquiera su hermano mayor pudo derrotar? Aun si el reino de Marebita le había otorgado el permiso para llevarlo a él a la batalla, aun con su prometedora habilidad, Rastiel no se sentía plenamente capaz de vencer al malévolo, nombre que utilizo su hermano para referirse a la amenaza que yacía en lo profundo del templo sagrado del agua

Quizás era por esa falta de confianza, que el se vio tentado por las historias que los habitantes de este pueblo contaban con regocijo, historias de un joven que había logrado liberar a este pueblo de un mal que aventureros Rank A no pudieron superar. Historias que al escucharlas le hicieron sentir la esperanza de victoria que tanto estaba buscando para su próxima incursión

Historias de los sobrevivientes, quienes vieron el cielo oscuro arremolinarse mientras el suelo mismo temblaba y la misma mina despedía rayos de luz y relámpagos. Historias que de tener algo de verdad, serian suficiente para que el considerara enormemente tener a tal aventurero y a su grupo bajo su mando. Si este fuera la mitad de fuerte que aparentaba ser por las historias, entonces quizás podría depender un poco de su poder en la batalla final contra el malévolo. Esa era la esperanza que mantuvo Rastiel hasta el momento que lo conoció

Esperanza que rápidamente se convirtió en decepción, al enterarse de que dicho aventurero se había negado rotundamente a formar parte de su armada, y no solo eso, sino que se negaba a permitir a su equipo, el cual era bastante particular, unirse al príncipe de forma independiente, aun cuando había tratado de convencerlo por medio de dinero o tesoros su negativa no cambio

Esta fue también la primera vez que el cuarto príncipe de Marebita recibía una negativa a una petición hecha por si mismo. Era la primera vez que alguien fuera de la familia real se había negado a darle algo que quería, siendo que, durante toda su vida, sus peticiones habían sido satisfechas por su padre o por las personas que trabajaban bajo su cargo. Conocer a alguien con la capacidad para negársele… fue suficiente para dejarlo aturdido por completo

Ahora Rastiel tenia que superar su primera negativa si es que quería estar preparado para la batalla que tarde o temprano tendría que comandar. A un ejército de no más de quinientos soldados de elite de Marebita, junto a otros doscientos aventureros que habían aceptado la petición para unirse a la cruzada. En total comandaría a mas de setecientos guerreros bajo su mando a las profundidades del templo sagrado del agua, un lugar que no es tan conocido por haber sido prohibido su acceso por la casa de la luz siglos atrás. Fue únicamente por las sospechas del segundo príncipe que ahora la casa de la luz había perdido jurisdicción y ahora era accesible para todo aquel que pusiera un pie en este bajo su propio riesgo

El mismo templo era un misterio hasta ahora, pero gracias a la información recopilada por los soldados sobrevivientes que lograron traer de vuelta a su hermano a la superficie, tenían al menos un mejor entendimiento de cómo era el templo en su estructura, así como también de la naturaleza de los monstruos que habían empezado a aflorar en el templo como si este ahora se trata de un calabozo o de un nido de monstruos común

La única cosa en la que tenia que ocupar su mente, era en usar estos días que le quedaban antes de la batalla para pensar en una estrategia que usar contra la bestia que aniquilo y derroto a la armada de su hermano mayor. Dependiendo por completo de todas las fuerzas a su disposición, tanto del ejercito de elite como de los aventureros y del poder que el sigue desarrollando hasta ahora

Confiar toda una estrategia, en que cierto individuo logre de forma milagrosa derrotar a la mayor amenaza no era algo que el cómo príncipe deseara hacer, pero al tener sus manos atadas con tan limitadas fuerzas, lo obligaban a depender de un guerrero en particular a quien no consideraba del todo digno de ser llamado su carta de triunfo. Si tan solo el no fuera su mejor oportunidad de victoria, entonces Rastiel no experimentaría ahora la sensación de estar poniendo el mismo los clavos a su propio ataúd

¡TOCK! ¡TOCK!

Habiendo escuchado ahora el sonido característico de la puerta siendo tocada junto a una voz familiar fue que el mismo Rastiel dio permiso para que la puerta fuera abierta por el mismo Lakart, quien al ser su guardaespaldas personal nunca se alejaba demasiado de su lado

“cómo lo pidió su alteza, he vuelto de hablar con el jefe de la fortaleza herrera, y me complace informarle que las armaduras y armas que solicito estarán listas a tiempo para nuestra partida”

Siendo mi fiel subordinado Víctor el que se había postrado ante mi y entrado al cuarto donde solo estábamos Lakart y yo, hice un ademan para que se levantara y me hablara de pie para mi propia comodidad

“ya veo, entonces supongo que no hay nada que nos impida dejar este pueblo el día de mañana”

Dije esto con algo de desdén, puesto que seguía esperando un golpe de suerte que cambiara las tornas de nuestra situación actual. Aunque el tiempo estaba encima de nosotros, también sentía que se nos escapaba la mejor oportunidad de victoria al momento de acercarse nuestra partida. Dicho pensar fue notado por Víctor, quien me conocía desde hace varios años y era capaz de reconocer como buen subordinado cuando algo me molesta

“su alteza por favor no me diga que sigue considerando a ese pobre aventurero como alguien útil para esta cruzada”

“quien sabe, al final me ha dejado un poco aturdido escuchar una negativa de su parte”

“con mayor motivo debería de irse olvidando de ese sujeto, alguien tan cobarde como para no unirse a su justa cruzada no merece siquiera su consideración. Lo que su alteza debe hacer ahora es descansar y prepararse para partir mañana de este pueblo”

Las palabras de Víctor hicieron un leve eco en mi mente, ya que aún seguía con la mente nublada por estar pensando en alguna forma de cambiar nuestra situación actual. Una que seguía sin ser favorable del todo para nosotros. Ya que sin importar la hora a la que salgamos mañana, seguiré sin ver la victoria tras esta incursión al templo sagrado

“Lakart, ¿tú también estás de acuerdo con Víctor? ¿crees que sobreestimo a ese sujeto llamado Shimon?”

Esta pregunta la hice esperando una opinión neutral y certera de mi confiable guardaespaldas, quien en el pasado había sido parte de los gladiadores que luchaban a diario en el coliseo del rey bestia, una locación bastante conocida en el continente ani-humano. Alguien como Lakart seguramente podría discernir si Shimon seria o no útil para nosotros en la batalla que pronto iremos a librar

“… a simple vista, no aparenta ser alguien fuerte su alteza”

“¡Ve! Es como le decía su alteza, lo está sobreestimando totalmente”

Queriendo aprovecharse del comentario de Lakart Víctor trato una vez mas de hacerme olvidar de mi deseo de traer a Shimon a nuestro bando, pero con un ademan de mi mano pude detenerlo de seguir hablando, para así escuchar a Lakart terminar de hablar

“¿dices que es débil entonces?”

“… no, al menos por lo que pude ver, tiene las manos y el cuerpo de un guerrero, las cicatrices visibles en su cuerpo prueban que ha librado varias batallas difíciles de superar… el simple hecho de que se negara, es prueba de que conoce los riesgos de su incursión su alteza, un aventurero promedio no debería tener el valor para rechazar al príncipe, que lo hiciera de esa forma prueba que no es alguien normal al menos, y que guarda un enorme afecto a quienes lidera en batalla”

Las palabras de Lakart fueron reconfortantes al final, pero dejaron más dudas que respuestas sobre mi actual proceder. ¿debería de tratar de convencerlo por ultima vez? ¿o dejarlo ir y confiar mas en nuestro propio poder actual? ¿podremos lidiar con una amenaza capaz de suprimir a mi propio hermano mayor?

Si tan solo supiéramos la debilidad del enemigo a enfrentar… entonces no me sentiría tan presionado a buscar poder en personas fuera del reino de Marebita. Ya que evidentemente ellos tres no guardan nexos con Marebita, es difícil ordenarles o convencerlos de luchar bajo mi mando. Y aun cuando podría buscar el apoyo del gremio de aventureros para presionarlos, mi instinto me dice que esto fácilmente causaría el efecto opuesto al que busco conseguir

“… la batalla que nos espera en ese lugar, podría ser la más difícil que viéramos hasta ahora, y aun cuando comprendo la fe que mi padre pone en esa persona, no es suficiente para que yo confié ciegamente en su potencial. Es por eso que debo de pensar en otra contramedida, una que nos lleve a la victoria o supervivencia tras encontrarnos con el malévolo”

Poniéndome de pie mire en dirección a la entrada del balcón para salir a este y buscar aire fresco y así liberarme de toda esta presión que cargo encima

“su alteza, aun cuando comprendo su sentir tiene que confiar en la decisión de su padre el rey de Marebita”

“confiar ciegamente en algo no es mi costumbre Víctor, eso es algo que tu bien has de saber”

Tuve que responderle a mi subordinado con algo de rudeza, puesto que no me sentía cómodo al comandar a un ejército de este tamaño a una batalla que no tenía una gran certeza de poder superar. Solo el aire limpio y el bello cielo nocturno que nos brindaba ahora la luna de la luz era lo que me permitía aclarar mis ideas en este momento de incertidumbre

Si tan solo aquel aventurero hubiera aceptado darnos sus servicios mi mente estaría más despejada. No es que pensara que él podría marcar la diferencia en la siguiente batalla, pero como había dicho Lakart, no aparenta ser alguien normal ni común

Aun cuando trato de despejar mi mente y concentrarme en el futuro conflicto, es difícil no preocuparme por el rechazo de aquel aventurero a la causa. ¿Sera posible que se negó a participar porque desde un principio sabe que no vamos a ganar? Y de ser verdad eso, ¿Qué rayos deberé hacer yo como el comandante que dirija a tantas personas a una muerte segura?

Si tan solo tuviera una oportunidad más para hablar con el…

¡TOCK! ¡TOCK!

El sonido de la puerta siendo tocada varias veces resulto bastante llamativo, al punto en que Lakart se puso en guardia mientras Víctor tomaba su estoque para abrir la puerta con cuidado

“¿Qué sucede? ¡Debería de estar abajo cuidando la entrada de este sitio soldado!”

Por el tono de voz que uso y el contenido parecía que se trataba de uno de los pocos soldados que Víctor organizo para cuidar la parte inferior del complejo. Siendo llamativo que uno de estos dejara su puesto sin autorización

“perdone señor, pero su alteza nos ordeno dar aviso por si cierto individuo se acercaba al lugar, dice querer reunirse con su alteza de inmediato”

¡¡!!

“¿¡ah!? ¿¡quien es tan tonto como para solicitar una audiencia con el príncipe sin avisar y a estas horas de la noche!?”

Mientras Víctor parecía estar tanto molesto con el guardia como con el extraño que lo hizo subir hasta este piso, yo en cambio sentí un escalofrío al sospechar quien era el que buscaba hablar conmigo. Alguien con el suficiente valor para buscar hablarme a estas horas

“dile a quien quiera que sea que ya no es hora de hablar, pero si tanto desea hablar conmigo que venga a este piso en un minuto y entre por el balcón, solo así estaré dispuesto a hablar con el”

Antes de que Víctor consiguiera espantar al soldado y hacerlo volver a su puesto me interpuse entre ambos y le di al soldado este mensaje para que este me mirara incrédulo hasta notar que estaba hablando en serio

“¡s-si señor! ¡de inmediato señor!”

Como si estuviera poseído el soldado empezó a correr en dirección a las escaleras para así volver con rapidez al piso inferior. Mientras Víctor empezó a reclamarme mientras me hablaba y reclamaba sin cesar el porque de mi accionar, Lakart en cambio se quedo callado y cruzado de brazos, quizás había hecho la misma conclusión que yo acerca del misterioso invitado no esperado que estaba ahora debajo de nosotros

“¡su alteza debo insistir! ¡no tiene porque aceptar hablar con un bastardo que se atrevió a rechazar su pedido de forma tan desagradable!”

“que sea o no apropiado no es lo que me interesa ahora, quiero ver si esa persona es capaz de cumplir con mi condición en tan poco tiempo”

Dejando la parte interna del cuarto volví al balcón y asomé mi cabeza en dirección al área de la entrada de la posada, la cual tenia a al menos cinco o seis de mis guardias observando y a la vez rodeando a un individuo apenas distinguible en la oscuridad. No podía estar del todo seguro, pero podría apostar que se trata de el

Ahora solo tengo que esperar y ver si es capaz de atravesar la posada y subir hasta aquí en un lapso de un minuto, aun corriendo tendría que atravesar demasiados pasillos y escaleras. Por lo cual seria imposible para cualquier ser humano común. Y como este cuarto es el único con balcón de todos los que hay en la posada, y las paredes de la misma están diseñadas para ser imposible escalar sobre ellas, no hay forma de que logre subir de forma externa a este lugar

¡!

Ahora, el guardia que hice bajar de vuelta ha llegado a donde esta el resto y le ha dado el mensaje que le ordené entregarle al extraño. Estoy seguro que ahora ha de estar confundido acerca de si podrá siquiera llegar hasta aquí en un lapso de un minuto. Si es lo suficientemente listo se dará cuenta de lo difícil y seguramente se retirará

“sigo insistiendo que lo sobreestima su alteza, llegar a este piso y justo a este balcón en un lapso de un minuto es algo imposible, incluso para mi o Lakart ese requisito es imposible de lograr”

Víctor reforzó mis ideas ya preconcebidas, pero no me interesaba tener la razón en este punto, me interesaba mas ser capaz de ver si este individuo podría o no hacer algo para llegar acá

Desde el momento en que el soldado termino de hablar, los demás desbloquearon el camino a la entrada y le ofrecieron el pase para entrar, siendo el punto que considere apropiado para contar el minuto

¿se atreverá a entrar? ¿o intentara escalar alguna de las paredes del complejo? ¿Qué tipo de método usara para llegar hasta acá?

“¿ve? Le dije que era algo imposible su alteza”

Víctor dijo esto con aires de superioridad mientras se veía la silueta del extraño retroceder y alejarse de la entrada en vez de entrar. Quizás el desafío que le impuse era algo imposible incluso para él, lo cual fue decepcionante para mí, ya que esperaba algo mas de alguien que se atrevía a rechazarme y luego volver a buscar mi atención

Me aleje entonces del balcón abrumado y desalentado mientras miraba el piso y apretaba mis puños, quizás en verdad Víctor tenía razón y sobreestime a aquel aventurero

“¿¡pero que rayos!?”

“¡su alteza detrás de mí!”

¿¿¡¡!!??

Una repentina luz apareció detrás de mi haciendo que pudiera ver con claridad la sombra que yo mismo proyectara, seguido del alarido de incredulidad de Víctor y la reacción instantánea de Lakart para ponerse entre mi y lo que sea que proyectara aquella luz. Me tomo varios segundos reaccionar para voltearme y ver como una llamarada cubría el cielo nocturno para luego ir en dirección al balcón donde estábamos nosotros

Fue con dificultad que pude distinguir a alguien dentro de las llamas, para que las mismas se extinguieran y aquel mismo individuo aterrizara agachado en el borde del balcón en frente de un Víctor que yacía en el piso sentado y retrocediendo para estar lejos del recién llegado

perdóneme su alteza… ¿logre llegar antes del minuto?

Poniéndose de pie sobre la barandilla del balcón el ahora intruso en mi pieza me saludo de forma cordial, como si de algún antiguo conocido se tratara, y a pesar de que lo que acababa de pasar se pudiera considerar un atentado a mi persona, no pude evitar sonreír de la impresión que sentía ahora, al ver como la imposible condición que había impuesto para hablar con el había sido fácilmente cumplida y con tiempo de sobra. Habiendo logrado subir de una forma irracional y que solo es propia de las personas irracionales y que rompen los esquemas de lo común

Aun cuando estaba impresionado por su hazaña, tuve que mantener mi compostura y acércamele para demostrar que no me sentía intimidado por su hazaña, de este modo podría asegurar un ambiente en donde ambos podríamos conversar con comodidad y sin ninguna interrupción. Ya que sin importar de lo que se trate esta conversación, seguramente encontrare algo interesante al final de esta

“bueno… estuviste cerca de fallar, pero quizás deba concederte unos minutos, así no dirás que no soy benevolente Shimon”

-Minutos después-

(Punto de vista: Shimon)

Y aquí estoy… en frente del príncipe que había decidido evitar desde un principio, ahora sentado en una silla y habiendo una mesa de aspecto caro entre los dos, mientras una sirvienta de traje clásico nos sirve un té de aspecto caro a los dos, siendo los tres los únicos presentes en la habitación ahora mismo

Por ordenes de Rastiel, tanto Víctor como Lakart se les había ordenado cuidar el exterior del cuarto mientras conversaba con el príncipe a solas, esto con la intención de mantener lo siguiente dicho como un secreto entre ambos. Y aun cuando el así llamado Víctor protesto de forma enérgica basto una orden con tono serio de parte de Rastiel para que este cediera y dejara el cuarto a regañadientes. Esto fue hecho con la intención de que interceptaran a los guardias que hubieran tratado de entrar al cuarto luego de mi llamativa forma de entrar a este. Solo ese par podría impedir que alguien mas nos interrumpiera durante la siguiente conversación

“entonces, ¿Qué motivos puede haber para que no pudieras esperar al amanecer para hablar conmigo Shimon?”

Tomando la tasa de te servida en la mesa que usábamos ahora Rastiel hizo la primera pregunta con total naturalidad, mostrando la etiqueta propia de alguien de la realeza

“lamento si lo interrumpí durante su periodo de descanso su alteza, pero como espero comprenda, el día de mañana será un día ajetreado para los dos, así que quería tener esta conversación antes de que se hiciera imposible encontrar la oportunidad para hablarle”

Ante mi respuesta Rastiel simplemente se rio levemente, como si hubiera dicho algo gracioso, aun cuando aquí estoy tratando de hablar de la forma mas educadamente posible, al menos basándome en mis propios estándares de etiqueta

-TITULO: INTENTO DE CABALLERO ADQUIRIDO-

… Ignorare eso de momento, mas tarde me enojare al respecto

“supongo que el tiempo apremia para los dos, aunque agradecería si te diriges a mi solo por Rastiel, ya que yo me dirijo a ti por tu nombre me gustaría que hicieras lo mismo Shimon”

El príncipe parece querer tratarme como a un igual, algo inesperado debo admitir, pero no debo oponerme a esto de momento, no si quiero cumplir con mi razón para venir aquí en primer lugar

“si su alteza no tiene problema con ello, entonces con gusto empezare a hablarle como si fuéramos dos personas del mismo estatus”

“te lo agradezco”

Tomando por un momento la taza de te que la señorita sirvienta sirvió para mi decidí probarlo solo para saciar mi curiosidad acerca del peculiar aroma que emitía y así también para mentalizarme y así hablar directamente con Rastiel

“Primero que nada me gustaría preguntarle si tiene más información de la amenaza que planean enfrentar, algo más específico de lo que nos contó en el despacho del jefe del pueblo”

Me sentí tentado a averiguar más sobre el próximo adversario de la fuente más confiable de momento, y en este escenario ese iría a ser el mismo príncipe

“para querer saber al respecto… ¿significa que has reconsiderado formar parte de la incursión?”

La pregunta hecha por el príncipe demostraba tener un genuino interés en mantener el control de la conversación, pero si quería obtener lo que quería de él tenía que evitar un desbalance de poder entre los dos

“para hacerme tal pregunta, ¿es posible que Rastiel aun guarde interés en mí y en mi equipo?”

Una leve reacción casi imperceptible se mostró en el rostro y movimiento de Rastiel al momento de responderle, más su sonrisa de nobleza y elegancia no se perdió ni por un instante

“puede ser, la verdad no creo que lleguemos a nada si seguimos respondiéndonos el uno al otro con más preguntas”

“concuerdo, ¿qué opina si hacemos un dar y tomar? Nos turnamos para hacer preguntas al otro y una vez respondamos podemos hacerle una pregunta al contrario”

Propuse esto con la intención de aprovechar al máximo el tiempo disponible que tuviéramos durante esta noche

“no veo ningún inconveniente ¿pero eres consciente de que hay cosas que como príncipe no puedo responder a un aventurero verdad?”

“por supuesto, es por eso que, si uno de los dos se niega a responder algo, el que pregunto ganaría el derecho a negarse a una pregunta o a hacer una nueva. Por supuesto no podemos negarnos a la siguiente pregunta que se nos hará”

“de modo que, si me llego a negar a responderte, caigo en el riesgo de tener que responder a algo más delicado para mi persona o mi posición, ¿eso es lo que significa?”

“me alegra que pudiera entenderlo príncipe Rastiel, aunque no se preocupe, no tengo mucho interés en los asuntos de Marebita, ya sean políticos o militares, así que solo tengo intención de hacerle preguntas personales o relacionadas a su próxima batalla”

Habiendo dicho esto el príncipe tomo otro sorbo de su te mientras hacia una cara pensativa, quizás evaluando los pros y los contras de aceptar este método de conversación

“supongo que no tendría problema entonces, aunque déjame preguntarte algo aventurero Shimon, ¿qué sucede si decido no responderte con la verdad?”

¡!

Esta pregunta estaba dentro de mis expectativas, así que decidí responderle sin perder la calma y apoyándome en [Mente fría] para mantenerme sereno

“supongo que usted se encuentra en el mismo predicamento, es verdad que no tengo manera de saber si lo que me dirá es la verdad, pero usted tampoco tiene forma de saber si mentiré con mis respuestas, al final solo nos queda confiar en que lo que diremos será la verdad”

Habiendo dicho esto mantuve la mirada al príncipe por un corto lapso, hasta que este soltó una pequeña risa antes de contestar

“debo admitir que tienes agallas Shimon, admitir sin vacilar que es posible que le mientas a alguien de la realeza, eso no es algo que cualquiera podría hacer”

Una mirada afilada fue puesta sobre mí, aunque no me perturbo en lo absoluto, pues ya he conversado con seres mucho más temibles que Rastiel

“bueno, hace unos instantes usted acepto que habláramos como iguales, es por eso que propuse esa condición en esta oportunidad, y quizás suene mal que lo diga, pero incluso a mis amigos les he tenido que mentir y guardar secretos. Si su alteza desea que lo trate y le hable como a un igual, deberá tomar el riesgo de que me reserve algunas verdades para mí mismo, así como también yo tomare el riesgo de que me oculte algo importante”

Al hacer esta declaración me puse firme ante Rastiel y abandone la etiqueta por un instante, ya que no quería subestimar al príncipe deje en claro que él tampoco me debería de subestimar a mí. Después de todo él fue el primero que busco hablar conmigo el día de ayer, así que al menos guarda un interés ligero sobre mí y mi poder

También era consciente de que mis palabras podrían sonar provocativas y hasta hostiles hasta cierto punto así que me hice a la idea de que con ello podría ofender a un peligroso adversario. Ese era el riesgo que estoy tomando para seguir con la conversación. Incluso puedo notar que he creado un ambiente complicado por las leves reacciones de la sirvienta que yacía parada en un extremo de la habitación, quizás es la primera vez que ve a alguien dirigirse así al príncipe de Marebita. En cambio, Rastiel…

“… ¡hahahaha!”

Habiendo pasado de una cara seria y rígida el príncipe empezó a reírse con bastante libertad como si hubiera escuchado o visto algo en verdad gracioso, decidí esperar a que parara de reír para así estudiar si era una risa sincera o de desprecio hacia mi

“hacía tiempo que nadie me hablaba con tal franqueza, debo reconocer que eres en verdad temerario aventurero Shimon…”

Mostrándose con un ánimo positivo el príncipe hizo una pequeña pausa para así continuar hablando

“está bien, ya que parece que será divertido hablaremos con esas condiciones, después de todo dudo que logres dejar esta habitación sin que me des primero algo bueno a cambio”

Con esta respuesta el accedía a hablar como iguales conmigo, pero declarando al final nuevamente su posición como príncipe, advirtiéndome que no debería pasarme de listo en lo que resta de conversación, no si quiero evitar hacerme de un peligroso enemigo a futuro. Pero para mí está bien eso, ya que tengo bien en claro las preguntas que planeo hacerle

“muchas gracias, y como ha accedido a mis condiciones le doy la libertad de empezar con la primera pregunta”

Una muestra tanto de respeto como de caballerosidad, así como también de mi curiosidad por saber qué cosas tiene el príncipe que quiera preguntarme a mi

“en ese caso, empezare con algo bastante simple”

Dicho esto, tome un sorbo de su te para así cambiar su mirada a una más aguda, así como con su tono de voz

“¿Tienes alguna idea de que es o quien es el malévolo que planeamos enfrentar?”

¡!

… El príncipe en verdad no es de los que pierden el tiempo, parece estar decidido a sacarme información aun si eso significa no poder usarme como recurso en combate. Pero llegados a este punto quizás sea mejor hablarle un poco sobre mis sospechas

“… tengo mis sospechas sobre que puede ser el enemigo que tanto le preocupa al príncipe, aunque son solo sospechas o teorías que tengo de momento. No he visto al tal malévolo ni he estado antes en ese lugar al que llaman templo sagrado, así que lo que pienso son solo simples conjeturas”

“… bien, entonces háblame de esas conjeturas entonces”

No satisfecho con lo que dije Rastiel pidió que ampliara más mi respuesta, siendo obligado a continuar hablando

“quizás ha escuchado hablar de una bestia gigante que aprecio semanas atrás en un pueblo lejano a este, los residentes lo llamaban la bestia maldita, una amenaza que los héroes legendarios Alastor y Eleira sellaron en la antigüedad”

Al mencionar esto la mirada del príncipe si ilumino por un instante, así que continúe hablando para no perder el ritmo de la conversación

“en ese entonces yo apenas me había inscrito como aventurero, y forme mi primer equipo junto a mi compañera Sephirina, así que, aunque no pude formar parte del equipo que lucho contra la bestia maldita, si fui capaz de ver y percibir el inmenso tamaño de esta a la distancia… era el monstruo más grande que hubiera visto en mi vida, y temo decir que el malévolo al que usted tiene ahora como adversario, pueda tratarse de una bestia similar en tamaño y poder”

“¿piensas entonces que el malévolo es lo mismo a esa bestia maldita? ¿un monstruo sellado en la antigüedad que ha despertado o sido liberado de su sello?”

“es lo más probable, que la amenaza que les espera en el templo sea de igual de peligrosa”

La verdad no tenía pruebas para respaldar mi teoría, solo mi instinto como amante de historias que me hacía pensar en la posibilidad de que todo esto se trate de un evento de esa clase

Habiendo escuchado mi respuesta el príncipe se tomó unos segundos para meditar la nueva información, era probable que alguien como el estuviera al tanto de las leyendas existentes sobre los héroes legendarios. Si el sabía sobre el tema entonces tendría una mejor comprensión ahora del desafío que se cierne sobre su futuro. Una amenaza al nivel de los héroes legendarios

“… gracias por responder a mi pregunta, aunque poco probable puede que haya algo de verdad en tus suposiciones”

De repente la expresión en el rostro de Rastiel se notó más tensa, quizá había tomado muy en serio mi suposición sin pruebas. Para cambiar el ambiente que se empezaba a formar decidir continuar hablando

“¿le parece si ahora hago mi pregunta príncipe? Como vera es mi turno de preguntar”

“ah… claro, siéntete libre de preguntar, tratare de responder con la verdad de ser posible”

Habiendo dicho esto me prepare para hacer la pregunta más importante que agitaba mi ser en ese instante. Una que dependiendo de la respuesta podría hacerme reconsiderar todo mi plan

“muy bien… como usted dijo el día de ayer, el problema del agua contaminada afecta directamente a toda Letonia, es por eso que entiendo la importancia que tiene la cruzada que piensa realizar. Ya que de no vencer muchas vidas tanto nobles como comunes se verán afectadas, y el lugar que primero se verá afectado será el reino de Marebita, es por eso que asumo que en esta batalla usted está llevando el máximo de soldados que su reino puede permitir sin afectar el poder de su reino”

Quise exponer lo siguiente basándome solo en suposiciones que había hecho por mi cuenta. Sin tener un verdadero conocimiento de los tres reinos o de la situación política o militar de Marebita, lo único que podía hacer era asumir todo basándome en el potencial peligro que representaba el siguiente escenario. Dicho esto, trate de estudiar las reacciones del príncipe mientras hablaba, buscando cualquier indicio que me indicara que tenía razón al respecto, pero leer sus reacciones fue algo más difícil de lo que espere

“¿a qué punto tratas de llegar diciendo todo esto?”

Ya que había hablado con algunos rodeos el príncipe quiso que hiciera mi pregunta de una vez, a lo cual accedí puesto que había dicho todo lo que quería decir antes de ello

“mi pregunta es la siguiente… en la batalla que están por librar, ¿el reino de Marebita piensa disponer del héroe invocado para ayudarlo contra el malévolo?

¡¡!!

… por la reacción que puso es casi seguro que acerté con mi pregunta, aunque fue pequeña la reacción, fue suficiente para darme cuenta que había tocado un nervio del príncipe con ella

“… así que sabes acerca del héroe invocado. Pareciera que estás seguro de que este se encuentra bajo el control de Marebita… ¿Puedes decirme porque asumes eso Shimon?”

“Rastiel, habíamos acordado no responder a preguntas con otras preguntas, no es justo que le responda sin que usted responda primero a mi pregunta”

Dije esto con algo de humor mientras tomaba un sorbo de té, pero cuando me percate de la mirada seria en los ojos del príncipe borre mi sonrisa para así suspirar y recostarme por un instante en la silla, sintiendo algo de frustración por tener que explicar algo tan complicado

“la verdad es que no tenía certeza de su localización hasta el día de ayer, hasta donde sé, el héroe invocado en Letonia está bajo el control de uno de los reinos del continente, pero para proteger al mismo de algún ataque de la raza demonio su ubicación se mantiene en secreto por los tres reinos, de modo que aunque todos saben que se encuentra en este continente, nadie sabe quién es o cual fue el reino que lo invoco, así estaría protegido y podría ser entrenado sin intervenciones externas”

Lo último era una suposición que hice luego de recabar información en los pueblos que he visitado hasta ahora, de estar en lo cierto el héroe humano ha conseguido hasta ahora mantener un bajo perfil, pero ya que los héroes incluyéndome fuimos invocados hace medio año, la probabilidad de que él esté siendo entrenado secretamente por uno de los tres reinos es casi absoluta

“eso no responde al porque piensas que está bajo el cuidado de Marebita Shimon”

“ya voy a ese punto, sea un poco paciente por favor”

Dije esto mientras comía unas galletas que estaban servidas en la mesa entre nosotros, teniendo estas un increíble sabor que mejoraba si las comía junto al delicioso te que preparo la sirvienta presente

“vera, llegue a la conclusión de que Marebita es quien resguarda al héroe basándome en los sucesos que se dieron en la historia que nos contó ayer. Cuando nos conto acerca de cómo su hermano mayor perdió contra el malévolo y después los otros dos reinos del continente, Larabita y Norabita habían también enviado sus tropas a atacar el malévolo y habían fallado”

Tome un segundo para beber un poco más de té y así continuar explicando mi deducción

“¿no le parece del todo extraño que después de ser los primeros en fallar, el reino de Marebita volviera a enviar a otro de sus príncipes a atacar al malévolo? Aun si enviaran un mayor ejercito que la vez anterior, ¿no hubiera sido más lógico que los tres reinos coordinaran un ataque grupal para invadir el templo a la vez y así dieran un fin al problema? En cambio, están volviendo a atacar ustedes solos al mismo adversario, poniendo en riesgo la vida no solo de aventureros del reino, sino también de otro de los príncipes que Marebita posee, visto de ese modo hay algo que no concuerda para nada”

Por la forma en que Rastiel se mantuvo callado y tenso su cuerpo pude ver que al menos estaba en el camino correcto con mi deducción, ahora solo faltaba terminar de explicar mi argumento

“la única razón que encuentro para que Marebita tome el riesgo de enviar a otro de sus príncipes a ese sitio, es porque o han conseguido la colaboración de otros reinos, o porque están dispuestos a usar una fuerza que antes no habían podido usar contra el malévolo, ya sean aventureros Rank S, o alguien más poderoso y único, alguien elegido por la misma diosa para salvar a la humanidad… alguien como el héroe invocado”

Habiendo dicho esto deje la tasa de té en la mesa para ver fijamente al príncipe, quien había permanecido callado hasta ahora escuchando mi explicación. Quizás pude equivocarme en el orden de las variantes, como de que enviaran al héroe para asegurar la victoria del príncipe, quizás era al revés y era el príncipe al que enviaban para darle soporte al héroe. Pero de lo que estaba casi seguro, es que la posibilidad de que el héroe humano aparezca en esta batalla es bastante alta

“… ¿entonces llegaste a esta conclusión solo por haber escuchado mi historia el día de ayer?”

“básicamente, usted mismo dijo que detener al malévolo es vital para toda letonia, ¿Qué mejor forma de asegurar la victoria que a través del héroe invocado?”

Luego de esto tome otro sorbo de té, aparentando que lo dicho no fuera gran cosa, sino algo lógico que cualquiera podría deducir después de escuchar la historia de Rastiel. Ahora solo quedaba escuchar la respuesta del príncipe, o su reacción ante mi deducción. Podría estar equivocado y ser que el héroe invocado no sea involucrado en esto, ya que mantenerlo vivo es la única esperanza de la raza humana para sobrevivir al próximo gran conflicto, o al menos eso es lo que la casa de la luz les ha hecho creer a todas las razas, incluso entre ellos mismos

Al final lo único que me importa es saber si el príncipe esta dispuesto a decirme si el héroe estará o no involucrado en esta batalla, su participación afectaría por completo mi plan actual. Es por ello que hice esta pregunta para empezar, porque la respuesta es lo que decidirá mi proceder de esta noche y los días siguientes

“… supongo que tarde o temprano lo irías a saber, aunque me sorprende que pudieras deducirlo con tan poca información y sin ninguna conexión con la nobleza del reino”

Rastiel demostró cierto cansancio al momento de hablar, así como una sonrisa propia de alguien exhausto y agotado

“es como piensas, mi padre el rey de Marebita dio la orden de usar al héroe elegido por la diosa para darle fin a esta amenaza, y se me pidió a mi que lo dirigiera y procurara su supervivencia, sin importar que ganemos o perdamos, la prioridad es darle al héroe la experiencia para futuras batallas”

… así que tenía razón después de todo…. Joder…

“… pareces frustrado por que te lo confirmara, pensé que estarías satisfecho al saber que el héroe lucharía de nuestro lado”

“perdone, la verdad es difícil de explicar ahora… pero siéntase libre de hacer otra pregunta príncipe, tratare de responderle con sinceridad”

A pesar de que el príncipe parecía estar agotado no era el único que mostraba esos signos ahora, ya que todo mi cuerpo estaba gritando y dándome señales de peligro al obtener esta nueva información. Porque ahora que estaba confirmada la presencia del héroe corría el riesgo de hacer algo que me había jurado no hacer nunca. Y la única cosa que me separaba de tomar esta decisión radicaba en la siguiente pregunta que haría en mi siguiente turno

“bien, supongo que debo agradecerte por hablarme de la bestia maldita, la verdad ya sabia de la historia, pero fue útil que alguien que estuviera presente me lo dijera en persona”

Habiendo dicho esto el príncipe tomo otro sorbo de te e hizo un ademan para que la sirvienta volviera a llenar su taza para continuar y hacer su pregunta

“mas o menos tengo una idea de lo que responderás, pero igual tengo curiosidad al respecto… dijiste que no enfrentaste a la bestia maldita, pero también pareces ser consciente de sus habilidades y poder… ¿crees que habrías podido vencer a la bestia maldita?”

¿¡!?

Este… Rastiel solo sabe hacer preguntas complicadas, por suerte no tendré que mentirle al momento de responder

“no se de que le sirva esa respuesta a usted príncipe, después de todo solo respondería con una suposición de una situación hipotética que usted ha planteado”

“creo ser capaz de determinar si tu respuesta será valiosa o no para mi Shimon, después de todo eres conocido como el salvador del pueblo Runser”

… en verdad no me lo pone nada fácil este príncipe

“… en un escenario hipotético, basándome en lo que pude ver ese día… es posible que le hubiera podido dar batalla a la bestia maldita, pero derrotar a esta es un asunto completamente distinto”

Termine de tomar el té que había en mi taza para imitar el ademan del príncipe y pedirle a la chica presente que me diera un poco más de té para tomar

“fuiste capaz de derrotar a un adversario que aventureros Rank A no pudieron derrotar, ¿no crees que te subestimas entonces Shimon?”

“todo lo contrario… mas bien trato de no subestimar a algo como a la bestia maldita. Hasta donde se esa cosa podía producir a varias bestias parecidas a el y de menor tamaño y poder, además de que parecía tener resistencia a la magia según escuche de los que la enfrentaron. Un adversario que resiste hechizos y de tal tamaño, no podría derrotarlo aun si me esforzara al máximo”

Fue aquí cuando sentí algo de frustración sincera, ya que los recuerdos de esa batalla seguían presentes en mi memoria, recuerdos de lo difícil que fue derrotar a sus creaciones y lo impotente que me sentí al apenas provocarle a esta bestia un daño superficial. De no haber sido por Astaroth estoy seguro que no habría logrado sobrevivir contra esa criatura, ni tampoco contra la Serpemutante titánica que encontramos en las cuevas cerca del pueblo Belef

Al final Astaroth tenía razón entonces, ya no puedo depender de el en las batallas si quiero un día ser un verdadero aventurero. El haber dependido de el hasta ahora fue algo que tarde o temprano tenía que terminar

“… comprendo, parece que eres honesto sobre esto, así que creeré en tu palabra”

No es que me moleste que crea o no en mí, simplemente me enfada un poco recordar mi falta de fuerza ante adversarios de ese nivel

“ya que el príncipe hizo una pregunta personal, ¿está bien si yo le hago una también?”

“supongo que es lo justo, después de todo parece que te hice sentir mal con la última pregunta”

… el príncipe en verdad no sabe medir sus palabras

“entonces espero me responda con sinceridad príncipe, acerca de la conclusión que hice después de su primera respuesta”

Al decir esto volví a conseguir la atención de Rastiel, por lo cual fui directo con la pregunta

“puede que me equivoque ¿pero es posible que no crea poder lograr la siguiente cruzada?”

Esto lo dije sin perder ni por un segundo la lucha de miradas contra el príncipe, ya que el tema que estaba tocando era delicado de hablar, no podía divagar mucho ni usar evasivas con él, no si quería obtener una respuesta sincera de su parte

“no entiendo que beneficio obtendrías si afirmara o negara esa pregunta, ya has enfatizado tu deseo de no participar en una lucha que no eres capaz de ganar por tu cuenta”

“es porque usted es el que dirige la cruzada que deseo saber cuál cree que es su probabilidad de éxito. Nadie más que usted puede responder a esta pregunta, porque solo usted es el que conoce la fuerza del héroe invocado, solo usted puede asegurar si su participación es suficiente para asegurar la victoria contra el malévolo”

Trate de presionar al príncipe, porque como líder de esta cruzada el cargaba con las vidas de todos los que irían a esa batalla, y su seguridad sobre sus fuerzas sería un factor vital para el éxito de la misma, así como para la supervivencia de quienes luchen contra el tal malévolo

La supervivencia de Sephirina… dependía de que Rastiel estuviera o no seguro de su victoria, o de si confiaba por completo en el poder del héroe de los humanos

“… el héroe es sin lugar a dudas un guerrero prometedor, y tiene una gran habilidad para adaptarse al combate, es quizás nuestra mejor esperanza para derrotar a ese monstruo…”

Habiendo dicho esas frases el príncipe puso ambos codos sobre la mesa y juntar sus puños para cubrir su boca con una expresión de malestar

“pero… si tuviera que ser completamente honesto… no estoy seguro de si será suficiente su apoyo para ganar contra esa bestia… lo más probable es que terminemos como mi hermano mayor, y más de la mitad pierdan la vida durante la batalla”

¡!

Así que esas son las probabilidades de éxito que Rastiel cree tener. Obviamente no son nada alentadoras, y te hacen pensar bastante en si seguir adelante con esta cruzada. Pero rendirse sin antes intentarlo no es algo que él tenga permitido hacer. No con el apoyo del héroe y de sus subordinados, retirarse ahora representaría una deshonra tanto para el como para su familia y toda Marebita, así como una muestra de debilidad ante los demás reinos, lo cual hasta podría desatar un conflicto entre los demás reinos contra Marebita por la posesión del héroe invocado

Esta cruzada no era solo para salvar a Letonia, sino también para probar si el reino de Marebita era digno de cuidar y entrenar al protector de la raza humana, y el éxito de esta prueba depende solamente de Rastiel. Es por eso que no importa si él o sus soldados mueren al final, ellos tienen que luchar y asegurarse de que el héroe invocado logre derrotar al malévolo. O en el peor de los casos, asegurarse de que sobreviva y regrese con bien a Marebita

La carga que hay sobre el príncipe… es demasiado grande en verdad

“gracias por su sinceridad príncipe, ahora comprendo bien la importancia que tiene para usted esta batalla”

Dije esto al príncipe con una sonrisa sincera, habiendo sido capaz de aclarar mi mente luego de oír sus respuestas

“ya hemos alargado esta conversación demasiado, así que te hare una última pregunta Shimon, la más importante de todas”

El aire alrededor del príncipe alcanzo un nivel de seriedad palpable, dándome a entender que estaba obligado a responderle aun así quisiera negarme

“ahora que sabes que el héroe formara parte de la cruzada, y que nuestras oportunidades de victoria son bajas, ¿nos prestaras tu fuerza en esta lucha para salvar toda Letonia?”

En vez de responder a su pregunta de inmediato me puse de pie y empecé a caminar en dirección al balcón, el mismo que había usado para aterrizar y así encontrarme con él

“la razón por la que me negué entonces era porque no quería involucrar a mi equipo en una batalla que no nos concernía luchar. Ya he arriesgado suficiente sus vidas por un tiempo, y lo hice no solo para salvar a gente inocente, sino por mis propios motivos egoístas”

[Auto equipamiento]

Habiendo dicho esto me deshice de mi equipamiento y lo dejé en el piso por un instante, dejando que mi cuerpo se bañara con la luz de la luna sin darle la cara a Rastiel de momento

“hasta ahora no había pensado en ningún beneficio ni motivo suficiente como para aceptar… porque la ultima vez que acepte ayudar a alguien sin pensar en la seguridad de mi equipo alguien casi muere… y me lleve a mi mismo a las puertas del otro mundo”

Diciendo esto me di la vuelta y dejé a Rastiel observar mi torso desnudo, señalando con mi mano la enorme cicatriz que cubría la mitad de mi pecho, lugar donde Libra me había llegado a atravesar con su ataque

“mi última batalla la gané por cuestión de suerte, es por eso que decidí escoger bien mis batallas de ahora en más, porque no siempre tendremos suerte. Porque mis amigos no merecen morir en una batalla que sea imposible de ganar”

Al decir esto mantuve mi mirada de decisión al príncipe, sabiendo que era el momento cumbre de la conversación no podía vacilar, aun cuando quería hacerlo, aun cuando estaba aterrado en el fondo, no podía bajar la mirada ante el príncipe de Marebita

“¿significa que te abstendrás de pelear?”

Rastiel no pidió explicaciones, solo quería mi respuesta final, y yo ya había divagado lo suficiente para hacerle entender mi seriedad en todo el asunto

“no luchare en una batalla imposible de ganar… ¡pero si lo apoyaremos en su cruzada con todo nuestro poder!”

¡¡!!

La conmoción que genero mi declaración anticlimática fue suficiente como para hacer que el mismo se levantara de su asiento

“¿¡hablas en serio!?”

Sin hablar siquiera con la menor etiqueta Rastiel busco confirmar lo que acababa de escuchar

“pero dijiste…”

“dije que no lucharía en una batalla imposible de ganar, con eso quiero dejar en claro que hay un método para asegurar su victoria y también la supervivencia de la mayoría de su ejército, incluyéndolo a usted y a mi equipo”

Fue aquí cuando empecé a mostrar algo de confianza en mis palabras, ya que quería motivarlo lo suficiente para la siguiente parte de la conversación

“¿Qué clase de método dispones para hacer tal afirmación?”

“… antes de hablar de ello quiero que recuerde mis palabras de antes príncipe, yo no soy alguien que actué por el bien común, soy alguien egoísta que da lo mejor de si siempre que haya una recompensa de por medio”

Ahora era yo quien dominaba la conversación, habiéndole arrebatado el control al príncipe tenia que mantener el ritmo si quería lograr mi objetivo principal

“¿si lo que buscar es dinero u algún objeto ten por seguro que se te recompensara en medida a sus logros en batalla, si demuestran ser el factor decisivo en esta batalla, entonces puedo asegurar suficiente dinero para que puedas construirte tu propia mansión”

Al escuchar sus palabras no pude evitar reírme levemente, para así disculparme por tal risa que podría ser ofensiva para Rastiel

“si lo que me motivara fueran recompensas de ese tipo le puedo asegurar que tranquilamente seguiría tomando misiones como cualquier aventurero”

Habiéndome expresado de esa forma conseguí que el príncipe volviera a tomarme nuevamente con seriedad, para así volver a sentarse y verme fijamente

“¿entonces qué es lo que quieres?”

Al escuchar esa pregunta no pude evitar poner una sonrisa amplia, para así empezar a hablar de los términos que irían a costarle al príncipe el contar con nuestra ayuda. Y para asegurarme de que el príncipe aceptara mis términos, estaba dispuesto a negociar con él, siendo como nuestra conversación, un dar y tomar

“príncipe Rastiel de Marebita, le propongo un trato”

-Horas después-

(Punto de vista: Bryla)

El sol estaba apenas saliendo en el pueblo Runser, y como ya era costumbre para cierta mujer esta se levanto con energías antes que nadie para bajar a la parte baja del hogar donde ahora habitaba junto a su amado para empezar la preparación de los desayunos de todos los que ahora se hospedaban con ellos. Era una labor que como mujer del hogar hacia sin queja, ya que aquellos huéspedes eran también los mismos que le habían devuelto a su amado sano y a salvo

Pero, aunque la dicha y la prosperidad habían vuelto a su vida después de un largo tiempo de oscuridad, aquella paz corre el riesgo de verse nuevamente perturbada por otra amenaza que se aleja de su comprensión y control. Una amenaza que atenta esta vez no solo con su hogar, sino también con todo mas allá de su alrededor, al menos eso logro entender de la explicación de su compañero de vida y de los amigos de este. Ahora ella se debatía si tendrá que ver a su amado partir para serle de apoyo al salvador del pueblo, si tendría que esperar nuevamente a que este partiera de su lado a vivir una vida de peligro y riesgo solo para detener el mal que afectara a toda Letonia a futuro

Aun cuando comprendía los sacrificios que hizo su amado para volver a su lado… no significaba que estuviera dispuesta a verlo partir otra vez tan pronto, y alejarse de la tierra que los vio crecer a ambos, del hogar que los padres de él le habían heredado a ellos dos para que formaran un día su propia familia. Y aun cuando ella quería gritar a todo pulmón a su amado para que no la dejara sola otra vez, un sentimiento de culpa la detenía, porque no solo se trataba del bienestar de ella lo que estaba en juego, sino de todos esos niños que ella ve a diario en su labor como educadora del pueblo. Aquellos niños que se habían ganado un lugar en su inmenso corazón, porque esos niños que a diario la tratan con cariño y respeto podrían desaparecer si no deja ir a su amado a la siguiente batalla

Ella estaba dividida entre el amor que sentía por otros, y  el amor mas grande de toda su vida, tener que escoger a uno significaba quizás perder al otro, y aun cuando todo ese malestar la estaba llevando al punto de quiebre, no podía permitirse mostrar debilidad ahora, no quería tener que despedirse del hombre que ama en lágrimas, ni pedirle entre lagrimas que se quedara con ella, no quería ser tan egoísta ni tampoco que así fuera el momento en que se tuvieran que despedir nuevamente. No quería que su amado la viera por ultima vez con lagrimas en los ojos, ni tampoco verlo a el sufrir por dejarla otra vez. Solo quería que el o se quedara a su lado, o volviera con bien como la última vez

Porque amaba a su Vorg… con cada gramo de su corazón, que estaba dispuesta a aceptar lo que el decidiera hacer el día de hoy, si quedarse a su lado y orar por el bienestar de la cruzada, o dejarlo ir y confiar en que regresara nuevamente a su lado. Aun cuando verlo partir otra vez le destrozaría lentamente su ser, porque nadie quien ame en verdad puede soportar ver al ser amado irse lejos sin saber si podrá volver

señorita Bryla…

¿¡!?

Un leve sobresalto fue el que dio ella al momento de escuchar una voz ajena aparecer detrás de ella, para luego voltearse y encontrar a alguien que no era su amado parado de pie en la misma cocina donde ella estaba ahora. Se trataba del salvador del pueblo, y aquel que ella consideraba alguien digno de respeto

“señor Shimon… así que si llego a dormir anoche”

“no… la verdad pase toda la noche fuera ocupado, había muchas cosas de las que tenía que hacerme cargo”

Al oírlo hablar ella logro recuperar un poco la calma y así retomar la usual actitud que ponía en frente de su invitado

“comprendo, aunque espero este preparado para pedirle perdón a las chicas, se mostraron bastante preocupadas cuando no regreso para cenar o dormir anoche, seguramente trataran de regañarlo al respecto fufufu”

Solté una leve risa de malicia inocente mientras veía como este mantenía un semblante decaído, como si estuviera sumergido en un mar de pensamientos

“… ¿podría pedirle un favor señorita Bryla? ¿podría darles esto cuando terminen de desayunar?”

Diciendo esto se acercó al comedor donde acostumbrábamos tomar todas las comidas para dejar un sobre color papiro, uno que parecía estar sin sello y del tamaño adecuado para guardar una carta o mensaje. Al verlo deje de preparar lo que estaba cocinando para tomar el sobre y ver al chico de menor edad con una cara de sorpresa

“¿será esto…? ¿acaso piensas irte sin avisar?”

Aquel fue el primer pensamiento que paso por mi cabeza al momento de ver el sobre, así como su semblante, daba la genuina impresión de que este tenía la intención de irse sin decirle a su equipo. Pero si ese fuera el caso, entonces las cosas podrían terminar muy mal, no solo para mi Vorg, sino para las chicas que lo acompañaron hasta este lugar

“cálmese, no se trata de eso… simplemente hay algo que tengo que resolver con ellos, y agradecería que me haga el mismo favor que les hizo a ellos el día de ayer. Solo asegúrese de que desayunen bien antes de hacérselas llegar”

“¿pero a donde irá usted entonces?”

“hay cosas que aún tengo que resolver, pero le aseguro que esta no será la ultima vez que nos veamos señorita Bryla”

Habiendo dicho esto se paro en frente de mi e hizo una reverencia inclinándose y juntando sus manos

“le agradezco por todo el tiempo que cuido de mí y mis amigas, su hospitalidad fue invaluable para mí, espero un día pueda pagársela”

Al oír esto de alguien a quien yo le tenia un gran respeto y agradecimiento no pude sino inclinarme lo mas que pude mientras sostenía la carta con fuerza y usando ambas manos

“no… ¡soy yo la que se lo agradece! ¡por traer de vuelta a mi Vorg y por salvarlos a todos!… siempre le estaré muy agradecida por todo lo que hicieron ustedes tres!”

Sentí entonces un leve malestar en mi pecho, ya que al momento de despedirse sentí por un instante de que el sobre que tenia en manos iba dirigido también para mi Vorg, lo cual podría confirmar uno de mis mas grandes temores entonces, que mi Vorg debería irse otra vez para seguirlo a él. Al pensar en ello no pude sino sentir una punzada en mi pecho y la necesidad de gritar

Sin darme cuenta estaba temblando, pensando en que, en algún momento de este día, terminaría diciéndole adiós a mi amado otra vez, un adiós mas prolongado del que yo quisiera dar, pero cuando estaba a punto de soltar las primeras lagrimas una mano amiga se poso sobre mi hombro para así calmarme

“le aseguro que sin importar como termine el día… todo saldrá bien, para usted y para Vorg”

Al subir mi cabeza para verlo, sentí como algo se rompía dentro y me permitía llorar un par de lágrimas que traté de limpiar en seguida

“solo prométame… que sin importar que pase, usted cuidara de el”

“lo prometo… aunque por lo general es Vorg quien cuida de mí, es alguien muy protector su compañero ¿no lo cree así?”

“así es… tiene ese habito desde pequeño, siempre trata de cuidar de los demás fufufu”

Habiendo dicho eso el ambiente se volvió más agradable, subiendo por un instante a su cuarto para dejar a un dormido Fah en su habitación y así despedirse por ultima vez antes de partir,  dándome la sensación de que no lo volvería a ver en mucho tiempo, siendo quizás cierto lo que pensaba mi querido el día de ayer, que sin importar lo que el pretenda creer, el señor Shimon es incapaz de voltear la mirada e ignorar que una tragedia ocurra en frente de sus narices

Si mi Vorg estaba en lo cierto, entonces el señor Shimon aceptara la solicitud del príncipe, e ira al campo de batalla mas peligroso que hayan visto hasta ahora, a pesar de que según había oído ya habían visitado sitios aterradores de camino al pueblo Runser, así que pensar en un sitio mas aterrador era muy difícil de imaginar para mí, que siempre había permanecido en este pueblo al que consideraba mi hogar

Aun cuando no se mucho sobre los calabozos, ni sobre los monstruos ni tampoco sobre los héroes invocados, si se que el señor Shimon es alguien que no podrá vivir una vida pacifica en estos tiempos, porque ya sea por su voluntad o por el de la diosa misma, este mundo necesitara de Shimon en el futuro, ya sea tomando el papel de héroe, o logrando cumplir los objetivos que la madre de mi amado no pudo completar en vida

Sea lo que termine pasando, solo espero que puedan volver todos a esta casa, y así escuchar más de sus aventuras y anécdotas

-Horas después-

-Fortaleza herrera, Pueblo Runser-

(Punto de vista: Shimon)

Luego de haber llegado a las afueras de la fortaleza termine recostándome para recobrar un poco las energías que había usado la noche anterior. Usando [Almacén de objetos] saque una manta lo suficientemente grande como para cobijarme y así dormir el tiempo que me fuera posible hasta la llegada de mi equipo

Desde que deje la casa y deje aquel sobre en manos de Bryla volví a este sitio con la intención de volver a hablar con el jefe Franz para asegurarme de que mi arma estaría lista en el plazo acordado. Me asegure también de hablarle sobre el acuerdo que había llegado con el príncipe de Marebita, mostrando a la vez una prueba de mi sinceridad para así cumplir con una de las condiciones que el príncipe impuso con tal de aceptar las que yo le había hecho

Ahora que el asunto había quedado resuelto solo me quedaba esperar a que llegara mi equipo para dar el paso final a mi acuerdo con el príncipe antes de partir, pero para lograrlo tendría que actuar un poco más frente a mi equipo. Solo así conseguiría el resultado necesario para que todo saliera acorde al plan

¡BEEEEEPP! ¡BEEEEEPP!

Mientras recuperaba la consciencia gracias a la alarma del celular que puse por si me llegaba a dormir esperándolos también fui testigo del sonoro paso de los soldados que entraban y salían en fila de la fortaleza. Los que entraban lo hacían con ropas de civiles mientras que los que salían lo hacían con sus armaduras puestas y bien equipadas. Al usar [Lectura de objetos] sobre ellos note que estas no solo eran de alta calidad, sino que tenían su durabilidad al máximo, siendo prueba clara de las habilidades de los herreros de este sitio

Por algún motivo sentía las miradas de los soldados que entraban y salían del lugar, y se me hacía más extraño aun que varios de estos siguieran presentes en el área en vez de dirigirse al sitio donde deberían de estar para partir con el príncipe al mediodía

¿Sera posible que el príncipe mencionara algo de esto a los soldados? No es del todo imposible, hasta podría ser la oportunidad de mostrar nuestra valía ante ellos. Al final de cuentas tener un público que nos viera estaba dentro de mis expectativas

¡!

… parece que ya llego, y un poco antes de lo que esperaba, también se encuentra acompañado por aquel que no he visto despegarse de su lado. Debe de tener la verdadera intención de comprobar si vale la pena aceptar mis términos. Aunque es fácil ver que uno de sus acompañantes no se alegra de verme otra vez

Viendo que ya estaba al menos el espectador principal en el área me senté en el piso y empecé a prepararme mentalmente para lo que pronto iría a pasar

[Simulación de combate]

Gastando el tiempo que aun tenia de sobra medite varios escenarios posibles donde podrían desarrollarse en los próximos minutos, haciendo lo posible para atravesar dichas simulaciones con distintas restricciones a mí mismo, desde el encontrarme bajo algún estado alterado como la prohibición o el uso de armas o habilidades. Siendo esta una variable que no había podido definir hasta ahora, la que podría afectar o no la decisión tomada por Rastiel y sus subordinados

“Shimon…”

¡!

Al final logre completar diez escenarios posibles antes de que la realidad me llamara de vuelta para encontrarme con las personas que había estado esperando por tanto tiempo

“llegan un poco tarde… pero me alegra que decidieran venir al fin”

Diciendo esto me levante del piso con lentitud para encarar con una sonrisa llena de confianza a los tres individuos que conformaban el mejor equipo que hubiese tenido hasta ahora. Tanto Sephirina como Valupla y Vorg, los tres habían venido aquí como se los pedí por medio de Bryla y el sobre

“¿¡Qué significado guarda esta carta Shimon!?”

La que pregunto con un tono de enfado esta vez fue Sephirina, mostrándome con una de sus manos la carta que había dejado escrita dentro del sobre que deje para ellos, uno que los obligaba a diferencia de ayer a confrontarme los tres al mismo tiempo

“que extraño que lo preguntes, pensé que había sido muy claro en la carta”

Actué con tranquilidad sin prestar mucha atención en el grado de enfado que ella, así como los otros estaban expresando hacia mi

“¡demando una explicación joven maestro! Me cuesta mucho creer que el autor de dicha carta sea usted, o que piense con sinceridad lo que ha escrito aquí”

“… eres libre de creer lo que quieras Vorg, al final rara vez yo me retracto de mis palabras, pero si quieres decir algo al respecto eres bienvenido a hacerlo”

Notando el claro enfado en Vorg me tome la molestia de hacer aparecer un par de sables de acero para así apuntar uno de estos en su contra, mientras mi mirada se deslizaba a Valupla, con la intención de evaluar sus sutiles cambios de expresión y verificar si estaba igual o más enfadada que los otros dos. En cambio, lo que hizo fue sacar su arco de su espalda y apuntar una flecha en mi contra, parecía estar dispuesta a atacar en el momento indicado

“me alegra ver que al menos uno de ustedes está preparado para aceptar el reto”

“reto… ¿en verdad piensas que lo tomaremos tan fácil como un reto y nada más?”

“deberías de hacerlo Sephirina, porque solo así podrás obligarme a aceptar tus demandas”

Dije esto mientras hacía aparecer un pergamino con [Almacén de objetos] para luego arrojarlo por el aire y con un sello con la mano izquierda liberar el poder de la magia oculta que yacía escrita con magia pura en el reverso del pergamino. Una magia que yo no podría usar de no ser por la utilización de este pergamino junto al cantico de activación

Patrón escrito, adquiere la forma

Que una barrera se forme ahora

Para que ellos entren y nadie salga

Hasta que lucha de fuerzas esté terminada

[Campo de aislamiento]

El poderoso hechizo de naturaleza espacial hizo explotar el pergamino de donde estaba sellado para así crear una cúpula de gran radio alrededor de los cuatro, aislando del todo a las personas presente de nosotros, logrando tanto sorprender a la gente de afuera como a los que ahora estaban adentro de esta

“¿¡que es esta barrera Shimon!?”

“es solo un hechizo conveniente que mi maestro me enseño en el pasado, aunque bastante poderosa como para ser usada con normalidad. Pero me permite tenerlos a los tres a mi disposición hasta el tiempo que lo desee”

Diciendo esto hice aparecer otros tres objetos del [Almacén de objetos] los arrojé con gran fuerza en dirección a los chicos, esto con la intención de que cayeran muy cerca de sus pies y así no resultaran dañados

“¿¡estas son…!?”

Quien se quedó sin palabras en medio de la oración no fue otro más que Vorg, quien había visto aparecer ahora dos hachas del mismo tamaño y grosor al alcance de sus dos manos, estas no eran tan fuertes como las que se destruyeron en la batalla de Libra, pero aun así tenían un poder a considerar

“¿entonces iras en serio con eso de querer enfrentarnos?”

La que pregunto esto fue Sephirina, con una mirada sombría mientras caminaba al frente para sostener su bastón de expansión que había arrojado en frente de ella para desencajarlo del suelo donde había quedado enterrado de pie

¡!

Fue por un leve instante, que pude percibir el brillo color zafiro tras su cabello, perteneciente a los zarcillos que había conseguido para ella y depositado dentro del sobre junto a la carta. Así que había conseguido la determinación para enfrentarme usando el que pretendía ser mi último obsequio para ella

“no habría ido tan lejos si solo quisiera tener una grata charla con ustedes… después de todo, esta será nuestra última batalla juntos”

Habiendo dicho esto use [Almacén de objetos] para dejar en el piso un nuevo saco completo de flechas nuevas, las mismas que había conseguido de las tiendas de armas en el pueblo. Estas eran para Valupla al notar que su cantidad de flechas era limitada para su nivel actual de habilidad

“el contenido de esa carta… ¿es verdad todo lo escrito?”

Estas palabras las dijo Valupla sin dejar de apuntar una flecha en mi contra, hablando quizás de la parte de la carta que había escrito únicamente en Saerusiano. La única parte de la carta que iba dirigida solo a ella

“eres libre de comprobarlo, solo tienen que atacarme con todo lo que tengan, así quizás tengan una oportunidad para derrotarme”

Di un paso en dirección a los tres, haciendo que estos retrocedieran por instinto al mismo tiempo, esa reacción era a causa de la diferencia de poder que ellos eran conscientes que había entre ellos y yo. Fue por ello que decidí al final usar una de las restricciones que había escogido durante las simulaciones mentales que hice antes de su llegada. Si no les doy alguna ventaja, quizás no consiga sacar el máximo potencial de los tres ahora

“y si piensan que soy muy injusto con los tres… entonces les daré una pequeña ventaja”

Al decir esto conseguí la atención de los tres al instante, mientras las personas del exterior se preguntaban cuando seria que empezaríamos a pelear

“me abstendré de usar cualquier tipo de hechizo, y si llegan a obligarme a usar alguno así sea para curarme, entonces ustedes habrán ganado”

Por supuesto, iba a sellar [Modo berserker] en esta batalla, si lo usara contra ellos estaría siendo demasiado abusivo con los tres. Aunque quizás ya les he dado suficiente ventaja como para oponerse en mi contra…

109.jpg

Después de todo, ya no son los novatos que eran cuando los conocí

¡SWING!

Al momento en que Valupla logro reaccionar a mis palabras una flecha salió disparada en mi contra a gran velocidad, la máxima que debería de permitirle su arco actual, obligándome a esquivarla por la dificultad que me habría dado tratar de bloquearla o romperla

Valupla no es como cualquier arquero que pudiese encontrar en cualquier gremio, su puntería y velocidad de disparo son suficientes para ponerme incluso a mi nervioso

[Tiro certero]

Empezando a lanzar flechas en sucesión en mi contra fui obligado a esquivarla o desviarlas lo mejor posible usando mis sables cortos, siendo que estas al fallar se quebraran al instante al chocar contra el campo de aislamiento

[Chorro leve]

¿¡!?

Como si las flechas de Valupla no fueran suficientes Sephirina también consiguió la voluntad para empezar a atacarme con múltiples disparos de agua que se coordinaban perfectamente con las flechas de Valupla, haciendo que tuviera que empezar a correr alrededor de la barrera para esquivar sus continuos ataques en sucesión

[Paso veloz] [Comprensión del área] [Escape milagroso]

Siendo ya imposible para mi tomarlas a la ligera tuve que aumentar al máximo mis capacidades de evasión, y ya que había prometido evitar el uso de hechizos no podría depender ahora de hechizos de soportes como ya estoy acostumbrado. Y aun cuando el daño de sus ataques seria mínimo en mi contra, me pondría en desventaja si lograran comenzar con una serie de ataques en sucesión, y el objetivo de todo esto no es solo probar sus capacidades ante el público, sino las mías también

¡PREPARESE!

¡!

Justo cuando me concentraba en alejarme de los proyectiles que ambas chicas lanzaban en mi contra termine yendo justo donde estaba Vorg esperándome, alzando sus hachas para realizar un corte horizontal de adentro hacia afuera en mi contra, uno que apenas pude esquivar al hacer un derrape para pasar a su lado con rapidez

[Prevención del peligro]

Mi cuerpo reacciono al instante al momento en que sentí como Vorg no se detenía con aquel ataque, usando mi mano izquierda solté por un instante mi sable para impulsarme lejos de su alcance y evitar así el lanzamiento de una de sus hachas a mi persona, de no haberlo hecho seguramente habría sufrido un severo golpe en la espalda, uno que habría matado a un hombre normal si no llevara esta armadura

La distancia que logre crear con el impulso improvisado no fue demasiada, y Vorg quien rápidamente recupero el hacha que arrojo en mi contra empezó una serie de ataques en serie en mi contra mientras me obligaba a retroceder y bloquear ambas hachas que tenia en manos, sintiendo la enorme presión en cada ataque que hacia y me obligaba a bloquear con dificultad

Mientras Vorg me mantenía ocupado Valupla había empezado a correr en dirección al centro de la barrera, sitio donde se encontraba el saco de flechas que había dejado a su disposición, una vez llegara a este estaría en la mejor posición posible para disparar una lluvia de flechas en mi contra con una potencia que no la he visto hasta ahora usar

En cambio, Sephirina parecía estar reuniendo MP en este instante, es posible que trate de utilizar su [Cañón de agua] al momento en que Vorg logre distanciarse lo suficiente de mi para así no verse afectado

“¡deje de distraerse y enfrénteme joven maestro!”

Vorg tampoco me la estaba poniendo nada fácil, bloquear todos sus cortes con solo un sable era una tarea en verdad difícil, no habiendo punto de comparación entre el y el bastardo que conocí en el pueblo Parita, sus habilidades y estadísticas lo hacían un escenario distinto al de esa vez. Viéndome presionado por sus continuos ataques empecé a retroceder en dirección a un árbol que había quedado encerrado dentro de la barrera, lo usaría como punto de apoyo para así crear distancia y recuperar así el ritmo de la batalla

¡¡BROOOOOOOOMMMM!!

¿¡Pero qué!?… ¿¡acaba de hacer volar el árbol con una flecha explosiva!? ¿hasta que punto es capaz de leer mis intenciones en este momento

“… es muy fácil de leer sus intenciones amo”

Kgh… ahora no podre usarlo como punto de apoyo para alejarme de Vorg, no mientras arde con esta intensidad… ¡a no ser que!

Sabiendo que era algo riesgoso incluso para mi seguí retrocediendo en dirección al fuego para así en la primera oportunidad saltar entre las llamas, usando una de las ramas mas gruesas en pleno incendio como punto de apoyo para así alejarme lo mas posible de Vorg. Esto resulto en una leve incomodidad, pero gracias a los efectos y resistencias de mi armadura puedo resistir este nivel de calor así sea por unos segundos

[Lluvia de flechas]

No satisfecha con el hecho de que pudiera usar el árbol en llamas para crear distancia con Vorg la arquera del equipo empezó a bombardearme con un sinfín de flechas que trataban de golpearme mientras seguía en el aire. Muchas de estas tenían excelente precisión y se encontraban distribuidas para no dejarme ninguna vía de escape mientras siguiera en el aire, incluso termine recibiendo los roces de varias de estas mientras bloqueaba las que apuntaban a los puntos desprotegidos de mi armadura actual

¡¡BRROOOOOOMMMM!!

¡¡AARGGHHH!!

¡En serio no se está limitando! Y pensar que mezclaría sus flechas explosivas entre la lluvia de flechas solo para hacerme sentir el poder de estas al tratar de bloquearlas, incluso fue capaz de empujarme hasta el extremo de la barrera para pegar mi espalda con esta mientras sentía como estas continuaban estrellándose contra la barrera, así como con las partes que mi armadura lograba proteger

De forma impresionante Valupla fue la primera en conseguir hacerme un golpe certero, y ahora estaba obligado a bloquear sus flechas ya fuera con mis guanteletes o con mi sable en mano

[Cañón de agua]

Como si ya no estuviera en aprietos, Sephirina logro completar el encantamiento necesario para liberar su hechizo mas poderoso hasta el momento, uno que disparo aprovechándose de las características circulares de la barrera. De una forma inesperada está usando los bordes curvos de la barrera para hacer que la gran masa de agua del hechizo viaje adherida al campo de aislamiento, como si el agua simplemente usara la barrera para deslizarse por completo en mi dirección

No hay forma en que pueda resistir ese hechizo en mi estado actual, y si trato de bloquearlo con magia seria mi derrota automática

“… ¡maldición!”

Sintiéndome algo frustrado por la forma en la que me habían logrado acorralar las chicas di un salto con todas las fuerzas que tenia para alejarme del área de alcance de las flechas de Valupla. Al menos a esta altura podría preparar mejor un contraataque para…

¿¡!?

“¿¡lo estas… redirigiendo!?”

Como si se tratara de una habilidad tramposa de las que suelo usar, Sephirina encontró la forma para hacer que el hechizo [Cañón de agua] pudiera ser redirigido durante su uso, de modo que en vez de estar deslizándose alrededor de la barrera ahora estaba elevándose justo bajo mis pies, y sin hechizos a mi disposición no tendría forma de esquivarlo esta vez

¡SSQUAAAASHHH! ¡PLAAZZZZ!!

Justo cuando pensé haberme alejado de su rango de ataque, Sephirina había conseguido golpearme con su mas poderoso hechizo, haciendo que me estampara por completo contra la cima del campo de aislamiento, siendo empujado por la alta presión del agua sentí mi cuerpo aprisionado y la incapacidad para escapar de esa posición. Incluso con mis altos Stats este hechizo tiene la suficiente potencia para inmovilizarme en mi estado base

Una vez el hechizo perdió fuerza el agua empezó a descender a manera de lluvia mitigando así el pequeño incendio que había provocado las flechas de Valupla, haciendo que a la vez yo descendiera en caída libre hacia el suelo

Supongo que termine subestimando su trabajo en equipo, así como su fuerza individual, y al poner una restricción sobre mi mismo cuando ni siquiera me he recuperado del todo de la batalla con Libra… me hace sentir en verdad ingenuo en este momento

[Modo Berserker] [Equilibrio estático]

Haciendo una pirueta en el aire logre aterrizar en el suelo golpeando el mismo para transmitir a la tierra toda la fuerza de mi caída, agrietando este levemente mientras me levantaba lentamente para observar a los tres

“los subestime por un tiempo… me disculpo por ello, ahora empezare a enfrentarlos seriamente”

No iba a utilizar hechizos en su contra, pero si iba a disponer del poder que me da el romper los limites de la raza humana, tanto en fuerza como en agilidad y velocidad de pensamiento. Iba a lidiar con ellos tres con lo mejor que tengo para dar

¡SWING!

[Almacén de objetos] [Lanzamiento de armas]

 Prediciendo la trayectoria de las flechas de Valupla empecé a contrarrestarlas con múltiples disparos de Shurikens metálicos en su contra, usando la máxima precisión para desviar o contrarrestar sus flechas antes de que lograran alcanzarme, al punto en que ahora eran mis Shurikens los que lograban llegar a donde estaba ella parada, obligándola a detener sus ataques para así esquivar mis proyectiles

¡!

[Esfera de agua]

Al percatarme de que Sephirina no estaba dispuesta a esperar su turno empecé a correr en su dirección, antes de que consiguiera encerrar mi cabeza dentro de una de sus esferas de agua, la cual estuvo a punto de atraparme de no ser por mis reflejos aumentados. Ahora en cambio estaba corriendo en dirección a ella con el sable corto que seguía teniendo en mano y un par de shurikens que arroje en su dirección para detener sus hechizos, obligándola a bloquear estos con su bastón de expansión

“¡prepárate Sephirina!”

Al sentir la presión de mi acercamiento ella intento golpearme en el centro del estomago con su bastón de expansión, alargando el mismo a su voluntad tratando de realizar una estocada que no pudiera esquivar. Lo triste fue que con [Modo berserker] activo el calcular el tiempo y la fuerza precisa para saltar y aterrizar con el pie sobre el bastón fue bastante sencillo, empezando a correr sin pausa sobre el bastón de expansión que Sephirina sostenía con firmeza

Al percatarse de su fallo ella intento sacudirme al agitar el bastón hacia un lado mientras lo volvía a contraer a su tamaño base, pero al momento en que lo empezó a hacer yo hice un salto con la suficiente fuerza como para ir en picada directo a encontrarme con ella, cambiando mi sable de acero con un hacha pesada que tenia guardada en mi almacén, blandiéndola con la intención de hacer un corte vertical en su contra, uno que podría hasta resultar siendo letal

Pero no detuve el ataque en ningún instante, no porque no me importara lastimar a Sephirina, o porque tuviera la certeza de que ella lo podría esquivar. Continúe con el ataque siendo consciente de que alguien más lo iría a bloquear

¡¡CLANK!!

Anteponiéndose en donde estaba antes Sephirina Vorg logro llegar a tiempo para recibir mi ataque en picada con sus dos hachas en forma de cruz, ambas preparadas para recibir aquel impacto y resistirlo con todas sus fuerzas. Logrando el objetivo, pero sin ser capaz de evitar la creación de un cráter alrededor de Vorg y Sephirina, quien había caído al suelo al momento en que Vorg se coloco en donde ella solio estar

“bien hecho bloqueando el primer ataque…”

Dije esto a manera de felicitación, ya que bloquear uno de mis ataques en este estado requería un gran esfuerzo físico, que no cualquiera podría llegar a lograr. Pero al haber dado todo de si para bloquear mi golpe, se quedo vulnerable para un segundo ataque, el cual hice usando el hacha como punto de apoyo para posicionarme y propinar una patada al estomago, la cual logro pasar a través de su armadura y mandarlo a retroceder varios metros de distancia

[Pilar de agua]

Habiendo logrado apartar a Vorg de Sephirina tenia la intención de incapacitarla para seguir luchando, pero antes de que pudiera apuntar un arma en su contra ella misma me obligo a retroceder al invocar pilares de agua en sucesión en mi contra

[Disparo de agua]

Habiendo recuperado su conveniente ventaja empezó a lanzar disparos de agua presurizada en mi contra, haciendo que tratara de esquivarlos para intentar nuevamente acercarme a ella, pero al momento de esquivar un par de estos fui capaz de notar que los recién esquivados habían empezado a perseguirme como si tuvieran mente propia, obligándome a crear una mayor distancia mientras tres o cuatro disparos se movían cual serpientes en el aire intentando impactarse en mi

[Almacén de objetos]

Para contrarrestar estos sin depender de la magia tendría que usar una técnica que pocas veces he visto funcionar. El truco estaría en usar una espada de sable largo y sostenerla con ambas manos, para así realizar cortes con el filo ligeramente de lado y la suficiente fuerza como para dividir sus disparos y así estos pierdan en fuerza con la espada, mas que cortar los disparos el punto era destruirlos al golpear su centro, lo cual era mucho mas difícil de hacer

¡SLAAASSHH! ¡SLAAASSHH!

Pero no imposible de lograr en mi estado actual

“¡imposible!”

Sephirina termino bajando la guardia al momento en que los disparos que controlaba de forma simultánea fueron anulados por mis golpes de impacto, siendo que su control sobre ellos se anulaba al ser deformados de golpe, dándome otra vez la oportunidad para acercarme

[Chorro leve]

Al verse amenazada por mi continuo avance en su contra utilizo el máximo de MP posible para hacer aparecer docenas de proyectiles acuáticos para mandarlos en serie contra mi, ejerciendo un hábil control sobre su trayectoria para hacerlos agruparse a mi alrededor y así tratar de golpearme por todos los ángulos posibles

¡SLASH! ¡SLASH! ¡SLASH!

Aunque su control sobre sus hechizos es impresionante, que se limite a usar solo el agua es su gran limitante, hasta que no se arriesgue a usar su otra afinidad elemental este será el máximo que conseguirá alcanzar con su actual nivel

¡¡BROOOOMMMM!!

Frenando mi avance una explosión repentina apareció en mi campo de visión, siendo esta generada por una flecha explosiva que cayo justo en frente de mí, obligándome a cubrirme al instante y retroceder para buscar con la vista a la única capaz de disparar con tal precisión

“si quiere terminar esta batalla, entonces no se lo pondremos fácil amo”

Apareciendo justo al lado de una agotada Sephirina Valupla se posiciono para empezar un contrataque, habiendo traído consigo el saco de flechas que había dejado al principio en el centro de la barrera

“si creen que pueden detenerme… ¡entonces háganlo!”

Habiéndome ya acostumbrado a la técnica para destruir los proyectiles acuáticos cambie a usar dos sables cortos para desafiarlas. Viendo que las dos no estaban dispuestas a rendirse yo tampoco lo iba a hacer, aun si fuera debido a los efectos de [Modo berserker], no iba a limitarme contra ellas

Porque ellas han sido, mis mayores contrincantes hasta el día de hoy

[Lluvia de flechas] [Chorro leve]

¡SLASH! ¡SLASH! ¡SLASH! ¡SLASH! ¡SLASH! ¡SLASH!

Viéndome obligado a lidiar con una lluvia de flechas y proyectiles acuáticos tuve que usar el máximo de mi máximo para destruir los proyectiles de Sephirina y las flechas de Valupla, enfocándome por encima de todo en las que tenían revestimiento explosivo. Esas las tenía que evadir a juro o perdería el enfrentamiento contra ellas

“¡¡AAAHHHHHH!!”

Sentí el repentino impulso de gritar mientras avanzaba a paso lento hacia donde estaban ellas, sintiendo como mis músculos se quemaban y como algunas flechas lograban rozarme y hacer leves cortes mientras seguía avanzando. Enfrentar este bombardeo sin depender de mis hechizos me estaba llevando al extremo de mis propias capacidades. Aun así, no podía retroceder, no podía detenerme si quería superar el esfuerzo que ellas estaban haciendo ahora mismo, si quería aceptarlo y así corresponderlo, no solo como amigo, sino como compañero y líder de grupo. Es por ello que debo…

¿¡!?

¡CLANK!

Justo en el instante en que estaba por alcanzar a las dos, estas se hicieron a un lado para darle paso a Vorg, quien se había recuperado de mi patada para así lanzar un martillazo en mi contra. Siendo apenas consciente ahora del arma que el había traído consigo tras su espalda todo este tiempo, tuve dificultad para reaccionar a tiempo y superar el bloqueo que el me había obligado a realizar con mis sables

¡¡!!

Habiendo usado la suficiente fuerza como para repelerlo me vi en la terrible posición de tener una flecha apuntando a mi torso mientras en mi otro costado podía sentir el bastón de Sephirina presionándose contra mis costillas

“¡ríndete Shimon!”

“hemos ganado… no tiene forma de continuar amo”

… mi tiempo de reacción sigue siendo el máximo por el [Modo berserker], y hay una ligera posibilidad de que pudiera desviar tanto la flecha como su bastón si pudiera distraerlas por un instante, incluso si renunciara ahora a la restricción, podría convertir este escenario en una victoria instantánea… pero…

CLANK…

“… me rindo, ustedes ganan chicos”

Al verme superado por el ataque combinado de las chicas y Vorg deje caer al suelo mis sables de acero, para así levantar mis manos a manera de rendición, chasqueando los dedos de mi mano derecha para desactivar el campo de aislamiento, dando por finalizado en encuentro entre ellos y yo

¡CLAP! ¡CLAP! ¡CLAP!

El súbito sonido de aplausos empezó a escucharse a nuestro alrededor, varios de estos proviniendo de los soldados que se habían quedado a observar nuestra batalla. Se mostraron eufóricos luego de tal demostración de combate en equipo, así como mi capacidad para lidiar y responder a sus ataques

Al final… parece que obtuve el resultado que quería… pero la ultima palabra solo la tenia el, aquel que se acercaba a nosotros cuatro con dicha en su rostro siendo seguido por sus fieles guardaespaldas

“asombroso… ¡ciertamente asombroso! ¡es tal como dijiste que seria Shimon, una batalla digna de observar!”

“… me alegra no haberlo decepcionado, aunque yo diría que el final fue distinto al que pensé”

Habiendo dicho esto vi como mis tres compañeros caían al suelo de rodillas, respirando agitados y empapados de sudor por el sobreesfuerzo

“sin importar el resultado, los cuatro demostraron ser lo suficientemente fuertes para convencerme… con esto no tengo problemas en aceptar el acuerdo”

“¿de qué… están hablando?… ¿Qué acuerdo?”

Sephirina siendo la que mas había agotado sus energías en la batalla trato de ponerse de pie apoyándose con su báculo, siendo que ella ni los demás estaban enterados del asunto

“ah… supongo que es mejor decírselos ahora… hice un acuerdo con el príncipe para que vayamos a su cruzada”

Un repentino momento de silencio se manifestó, en el cual los tres que conformaban mi equipo me observaban con la mente en blanco hasta el momento en que lograron procesar el significado tras mis palabras

“¿¿¡¡EEEEEEHHHHHHH!!??”

Una exclamación simultanea sacudió mis tímpanos con fuerza, haciendo que levantara una mano hacia el cielo y activara [Gran aura curativa] junto a [Gran alivio] sobre los cuatro para reponer tanto nuestro HP como la fatiga que habíamos acumulado tras la batalla, permitiéndole a los tres ponerse de pie como si nada hubiese pasado

“¡exijo una explicación joven maestro! ¿¡en serio aceptara ir en la cruzada con el príncipe!?”

Vorg quien era el mas grande del grupo empezó a sacudirme de adelante hacia atrás como si de una muñeca de trapo me tratase, mientras yo trataba de pensar en el mejor modo de explicar todo a los tres

“si… lamento si no lo explique al principio, pero quería que se concentraran únicamente en atacarme, solo así podría enseñarle al príncipe lo que valen ustedes en verdad”

“un momento… ¿¡entonces todo lo que escribiste en esa carta!?… ¿¡todo eso fueron!?…”

Apartando a Vorg de un empujón fue Sephirina ahora la que me estaba sacudiendo de forma violenta, mientras su cara permanecía sonrojada y unas lagrimas de enojo y vergüenza cubrían su rostro

“… puede que exagerara o inventara unas mentiras solo para provocarlos… me disculpo por ello”

Evite verla de frente ya que las mentiras que había escrito en la carta fueron pensadas con la intención de provocar en cada uno un instinto asesino leve contra mí, solo así ellos estarían dispuestos a atacarme con todo lo que tenían

“… ¿todo fue mentira amo?”

Valupla se acerco a mi y me obligo a verlo directamente a sus ojos, esos que clamaban saber la verdad acerca del mensaje que había escrito en saerusiano y únicamente dirigido a ella

“… después les explicare todo, lo prometo. Ahora es mejor que vayamos dentro y así los ponga al tanto de lo que el príncipe y yo acordamos”

Pidiendo un poco de paciencia de los tres logre convencerlos de ir al interior de la fortaleza herrera mientras me despedía del príncipe quien entusiasmado se fue con su escuadrón de soldados al sitio donde partirían oficialmente del pueblo Runser

Una vez fuimos solo nosotros cuatro busque el permiso del jefe Franz para usar su oficina por unos minutos para así hablar con los tres y revelarles todo acerca del acuerdo con Rastiel

“dinos todo Shimon, y esta vez no nos ocultes nada”

“lo hare Sephirina… primero déjame empezar desde el principio”

Habiendo dicho esto busque irme a uno de los rincones de la oficina para así empezar a contar toda la verdad

“el día de ayer, después de que hable con los tres y escuche todo lo que tenían que decir, surgió un evento que me hizo dar cuenta del tipo de persona que en verdad soy. Gracias a que fueron sinceros conmigo, pude entender que hay ciertos eventos en este mundo que no puedo ignorar, no si quiero seguir siendo la misma persona que se involucro con los tres por decisión propia”

Empecé con una leve introducción sobre la nueva resolución que había adquirido tras el encuentro con los tres el día de ayer, uno que me hizo entender al fin el tipo de persona que soy, y así poder superar la burda ilusión de que mis acciones eran motivo de algún ideal heroico o altruista

“sabiendo que hay cosas que incluso yo no puedo lograr en este mundo decidí aprovechar la oportunidad que se presento y hacerle una propuesta al príncipe, una que nos beneficiara a ambos y me permitiera adquirir ciertos beneficios de resultar en la victoria del príncipe”

“¿A qué clase de beneficios se refiere joven maestro? ¿y cuál es el acuerdo en si que hizo con el príncipe?”

Vorg quien era el mas interesado en mi resolución como el líder de este grupo hizo estas dos preguntas, las cuales decidí responder al instante

“le pedí al príncipe tres cosas que solo alguien de su autoridad podría otorgar a alguien fuera de la nobleza, a cambio de estas tres cosas yo le ofrecí disponer de mi poder y mis habilidades, así como del apoyo de este equipo para derrotar a lo que sea que provoque el mal en el agua”

“¿Qué eran esas tres cosas que le pediste?”

Valupla quien ahora se encontraba a solas con nosotros y sin la necesidad de aparentar mas su esclavismo se dirigió directamente hacia mi como a un igual

“… las tres cosas que le pedí fueron…”

Con algo de dificultad me atreví a contarles a los tres acerca de las tres cosas que había exigido al príncipe en el acuerdo, unas de estas cosas no llamaron su atención, pero otras…

“¿¡en serio le pediste algo así al príncipe!? ¡es una locura Shimon!”

“debo coincidir con Sephirina joven maestro… pedirle eso fue algo temerario, incluso para usted”

Tanto Vorg como Sephirina se mostraron perplejos luego de escuchar lo ultimo que había pedido al príncipe, pero fue Valupla la que se mostro mas sorprendida al enterarse, no estando seguro entonces de si era una buena o mala reacción entonces

“si quiero continuar haciendo las cosas que me permitieron conocerlos a ustedes tres… si quiero seguir con este camino que empecé al momento de conocer a Sephirina, entonces necesitare a como de lugar tener esas tres cosas… ¡solo así podre sentir que valdrá la pena luchar esta batalla!”

Termine encorvándome mientras les hablaba a los tres, teniendo que mirar al piso al tener que decir esas últimas palabras que me hacían sentir algo avergonzado en frente de los tres. Prácticamente acababa de admitir que soy alguien egoísta quien solo pondría en riesgo sus vidas a cambio de una recompensa que pueda satisfacer mi voluntad

Ni siquiera estaba seguro si ellos podrían aceptar combatir bajo esas condiciones, y estaba preparado para escuchar alguna negativa de los tres. Al menos de quienes ya no están obligados a seguirme por algún estúpido contrato de esclavitud

“… si es lo que has decidido, entonces iré”

¡!

“Valupla…”

La primera persona que esperaría rechazara este acuerdo fue la primera en aceptarlo… no estaba completamente seguro de los motivos que tendría para aceptar, pero tengo que admitir que parte de mi se siente terriblemente aliviado de saber que podría contar con ella en la batalla que nos espera

“estoy escogiendo ayudarte en tus metas… no porque el contrato de esclavitud me obligue, sino por mi propia decisión”

Habiendo dejado en claro que participaría por voluntad propia, Valupla se convirtió ahora en una fuerza clave para mi futura estrategia de batalla

Ahora de quien me preocupaba en este momento, era de la que aún me veía con resentimiento por el asunto de la carta

“… …”

Por la expresión en su rostro me sentí obligado a tratar de preguntarle si aceptaría seguir con el acuerdo. Aun cuando ella fue la primera en decir sobre unirse a la cruzada, parecía estar ahora teniendo dificultades para responder

“Sephirina… si no quieres participar…”

“¡lo hare!… ¡si en verdad vas a participar entonces lo haremos a tu manera!”

Antes de que pudiera ayudarla a excusarse de participar ella misma alzo la voz y acepto unirse a mi plan. Era claro como el agua que aún seguía molesta por el asunto de la carta, pero al ver que ahora había aceptado apoyarla en la cruzada parecía al menos perdonarme de momento el engaño que monte

Ahora que las dos habían aceptado, solo quedaba una persona pendiente

“Vorg…”

Al momento de decir su nombre este se arrodillo frente a mi y ofreció las dos hachas que le había dado al principio de la batalla, de la misma forma que un caballero ofrece su arma a su lord o rey

“decidí desde el principio seguirlo a donde fuera, si emprender esta cruzada es su decisión entonces yo lo seguiré sin dudar joven maestro”

Las palabras de Vorg fueron las más agradables que había escuchado en la ultima hora, y en verdad apreciaba el sentido del deber que tenia hacia mi y al equipo… pero…

“Vorg, en verdad agradezco el valor que muestras al aceptar… pero no puedes ir con nosotros”

¿¡!?

Una reacción simultanea se manifestó en los tres, pero más que nada en Vorg, quien se mostro abrumado por mi decisión

“¡pero joven maestro!”

Antes de que protestara hice una seña con la mano para que se detuviera, si iba a negarle el acompañarnos al menos tenia que explicarle bien los motivos tras mi decisión

“es cierto que acepte prestarle mi poder al príncipe, pero eso no cambia el hecho de que este pueblo siga estando en peligro Vorg. Aun tengo la ligera sospecha de que fuerzas oscuras se atrevan a atacar este pueblo nuevamente, es por eso que no puedo permitir que el pueblo quede sin protección verdadera… necesito que te quedes aquí y protejas al pueblo Runser, al menos hasta que podamos regresar de esta cruzada”

Dicho esto, me acerque a Vorg para poner mi mano sobre su hombro, queriendo que comprendiera que no lo estaba despreciando como miembro del equipo, sino que en verdad no podría dejar este lugar sin primero dejar a alguien de mi entera confianza protegiéndolo. Al final de cuentas este lugar se ha vuelto importante para mí, tanto sus habitantes como los amigos que termine haciendo en este pueblo, quiero que alguien los pueda proteger al momento en que debamos partir

“… si… eso es lo que el joven maestro decide…”

Podía ver claramente la prueba de una gran frustración en su rostro, el en verdad quería participar en la cruzada y ser de apoyo en este conflicto, no solo por nosotros, sino también por el bienestar del pueblo Runser

Habiendo entendido esto tome la decisión de depender un poco mas de Vorg de lo que quería al principio

“Vorg, necesito que guardes esto”

Usando [Almacén de objetos] hice aparecer otro pergamino similar al que había utilizado antes para activar el hechizo [Campo de aislamiento]

“¿esto…? ¿Qué clase de objeto es joven maestro?”

“es un hechizo de pergamino… uno que solo se puede usar una vez tras su uso… necesito que cuando sea el momento indicado, tú lo uses Vorg. El éxito de la cruzada, y de nuestra supervivencia, dependerá de que lo uses en el momento apropiado”

Dije esto con una seriedad genuina, explicándole a la vez los encantamientos que tendría que recitar al momento de remover el hilo que contenía el pergamino en su estado sellado. Este pergamino aun cuando contenía una magia que yo no era capaz de dominar, el la podría utilizar en tanto tuviera suficiente MP para usarlo

Dicho esto, también le explique cuando sería el momento apropiado para utilizarlo, haciendo énfasis en el hecho de que tendría que utilizarlo una vez las condiciones fueran las adecuadas. Activarlo antes de lo previsto seria catastrófico, tanto para mi como para el mismo, es por eso que necesitaba que el tomara bastante en serio esta responsabilidad

“… si piensa que es lo mejor que puedo hacer, entonces le aseguro que podrá confiar en mi joven maestro”

Recuperándose de la frustración Vorg volvió a mostrar su confianza tras mis decisiones, lo cual me dio la seguridad que necesitaba para continuar con este plan

Un plan que pondría en riesgo a las personas que en verdad me importan, y todo para conseguir las cosas que más pensé necesitar a futuro, cosas que en mi posición actual me sería muy difícil de obtener. Es por eso que apostaría todo a esta cruzada, apostaría mi propio bienestar y el de mi equipo, así como el riesgo que supondría acercarme al héroe de la raza humana. Todo para ser capaz de obtener eso que me fue prometido por el príncipe de Marebita

Todo por lograr mis objetivos egoístas… y así dar el primer paso para cambiar este retorcido mundo al que termine llegando, así sea que los dioses lo acepten o no

Capitulo anterior

Capitulo siguiente

Anuncios

2 comentarios en “This Is Another World Capitulo 52

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s